La agenda propia en la era digital - ImparcialRD

Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivos

Últimas Noticias

Post arriba

Publicar anuncio superior

Videos en You Tube

La agenda propia en la era digital



REFLEXIONES

Miguel Franjul

Hasta hace unos pocos años, el grueso de los contenidos informativos en los medios tradicionales provenía de fuentes oficiales y de agencias noticiosas internacionales, lo que en gran medida impedía que los diarios se diferenciaran entre sí en sus apuestas cotidianas.

Las mismas noticias en los mismos diarios, con ligeros matices o extensiones. La agenda externa condicionaba las coberturas noticiosas, porque la costumbre era la de asignar al periodista a una o más “fuentes informativas”, generalmente sesgadas por la propaganda oficial, y depender de la cosecha de notas del día.

Ese modelo dejaba poco margen para la investigación de fondo, para explorar fuentes no oficiales o alternativas, producir reportajes o crónicas que marcaran la diferencia, o a registrar los ángulos no conocidos de algunas historias relevantes.

Salvo la cobertura de sucesos o eventualidades noticiosas, el resto de las páginas era un reflejo de la abundante información servida por instituciones o agencias. Para romper ese círculo vicioso, especialmente en la era digital, los diarios deciden ahora sus propias agendas informativas.

Se agotó una etapa. Ahora que los sitios digitales, con sus millones de usuarios, constituyen la fuente viva de las noticias y aportan elementos y pistas para ir más allá de lo acontecido, los medios tradicionales están obligados a reformular sus patrones de búsqueda, apostando a lo que llamamos la “agenda propia.”

Esta consiste en la planificación “in situ” en las redacciones para decidir las mejores opciones de búsqueda, siguiendo muy de cerca las pistas que nos ofrecen los medios digitales y en particular, los usuarios de esas redes, tomando la temperatura de los intereses y preferencias de las audiencias.

Lejos de supeditarse a lo que estas preferencias sugieren, los diarios van más allá, produciendo investigaciones, análisis y reportajes que describan la realidad de lo que está pasando, ceñidos a las reglas del periodismo profesional. Más que nada, se procura encontrar respuestas a las causas de los eventos noticiosos y adelantar, en lo posible, sus consecuencias.

Los nichos de lectores les permiten descubrir los temas que más llaman la atención para darles seguimiento y nuevos formatos de relatos en sus sitios digitales, tratando de mantener la fidelidad de las audiencias y, por supuesto, monetizando ese impresionante flujo de lectores a través de sistemas de suscripciones o modelos de pago, por las noticias de calidad y por sus investigaciones de fondo.

Puede decirse que, bajo estas realidades, el periodismo se enriquece porque está más retado a demostrar que si bien ya no monopoliza las noticias, al menos brinda las que son depuradas, comprobadas y procesadas con rigor y calidad, evitando las falsedades y manipulaciones que minan la confiabilidad de otras plataformas.


https://www.imparcialrd.do

Post Top Ad final foto