Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Por qué no debes subir fotos a Instagram desde la terraza de tu casa



Hay que tener mucho cuidado con la información que se comparte en internet. Especialmente con la que puede ayudar a localizar al usuario

El confinamiento, del que España va saliendo arrastrando los pies, ha alterado la forma de socializar y los hábitos de todos los ciudadanos. Una buena muestra de ello, es el enorme repunte de uso que han tenido las plataformas en línea durante este periodo. Según un estudio de Kantar, realizado sobre 25000 consumidores en 30 mercados, el uso de las redes sociales se ha incrementado en un 61% durante los meses de encierro.

Evidentemente, más tiempo en las redes sociales significa más publicaciones y más vida personal revelada. Algo que, de por sí, no es malo, pero si que puede ser peligroso atendiendo a que estos espacios suponen, desde hace años, un entorno perfecto para el acoso, el maltrato y la ciberdelincuencia. Y, posiblemente, hasta el momento no se haya dado cuenta de que el contenido que sube puede revelar a personas extrañas mucho más de lo que pretendías inicialmente.

¿Sabía, por ejemplo, que alguien puede hacer zoom en sus selfies para analizar la escena reflejada en tus ojos? El año pasado, un acosador japonés fue noticia por hacer esto. Había estudiado los videos online de su víctima para determinar en qué edificio y qué piso vivía, y luego se dirigió a su puerta para atacarla.


«El caso demuestra el gran problema que los usuarios de redes sociales enfrentan estos días: el acoso digital puede derivar en maltrato físico», dice Ruby González, encargada de comunicaciones en la empresa tecnológica NordVPN: «Las visualizaciones y reacciones al contenido de tus redes sociales te hacen sentir bien, pero el fondo de tus imágenes y videos también proporciona información para los criminales que rondan por la red».

Si se quiere evitar posibles riesgos, únicamente hace falta tomar una serie de precauciones. Teniendo en cuenta que la seguridad total en internet no existe, todas las trabas que pueda poner el usuario contra la actividad de los cibercriminales son necesarias. NordVPN comparte unos consejos que pueden ayudarle en esta tarea.
Controla quién puede ver lo que publicas

Evidentemente, a todos los usuarios o, al menos, a la mayoría, les gusta que sus imágenes reciban un montón de «likes» e interacciones. Sin embargo, permitir que cualquier persona tenga acceso al contenido que se publica no es la mejor opción si se quiere evitar riesgos innecesarios. Por ello, es conveniente configurar las preferencias de la cuenta en modo privado. Antes de subir nada a la red social de turno, compruebe con quién está compartiendo su información. Lo ideal es que solo tengan acceso sus amigos dentro de la plataforma. Haz tus «posts» visibles solo para tus amigos en lugar de para todo el mundo en internet.
Ojo con el resto

Evidentemente, las redes sociales son un lugar que, entre otras cosas, está pensado para contactar con gente nueva. Sin embargo, es imprescindible que el usuario tenga mucho cuidado a la hora de aceptar la solicitud de amistad o responder al mensaje, de un desconocido. Entre otras cosas, porque puede tratatarse de una cuenta «fake» maliciosa que intente robar datos a la víctima. «No conectes con extraños en las redes sociales. Antes de aceptar como amigo a alguien que no conoces en Facebook, comprueba los amigos en común o las cosas que compartes con esa persona», recomiendan desde NordVPN.
Escoge bien dónde sacas las fotos

En tiempos de confinamiento se ha vuelto muy popular compartir imágenes desde balcones y terrazas. Sin embargo, cuando se hace algo así es importante ser consciente de que un cibercriminal, o un usuario malicioso, podría descubrir dónde vive quien publica el «post» únicamente observando el entorno.
Y lo que sale

No subas fotos de alta resolución a tus redes sociales. Es muy fácil descargar fotos y videos de Facebook e Instagram. Asegúrate de ocultar todos los nombres de calles, números de edificios y cualquier otra información que pueda indicar dónde estás. Recuerde, además, que en caso de que tenga el perfil abierto, un usuario malicioso podría descargar sus imágenes, crear una cuenta y utilizarla para suplantarle sin mayores problemas.
Cuidado con la localización

No etiquetes ninguna ubicación cerca de tu casa, para evitar que te sigan. También puedes desactivar la geolocalización, para que no se añada ninguna metainformación sobre tu ubicación a los archivos de tus fotografías.
Nada de Wi-Fi pública

Las redes Wi-Fi públicas pueden venir muy bien en un momento dado, pero hay que tener cuidado con la información que se consulta cuando se emplean. Los expertos no recomiendan, por ejemplo, entrar en cuentas bancarias por el riesgo de que la conexión esté hackeada y un tercero malicioso pueda robarla. Asimismo, es recomendable no utilizar redes sociales, ya que respresentan uno de los principales objetivos de los ciberdelincuentes debido a la enorme cantidad de datos que albergan del propietario y sus contactos.