Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

China amenaza con represalias después de que Trump pusiera fin al trato preferencial con Hong Kong




China amenazó el miércoles con tomar represalias con sanciones después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmara una orden para poner fin al trato económico preferencial para Hong Kong.

"Con el fin de salvaguardar sus intereses legítimos, China dará la respuesta necesaria e impondrá sanciones a las personas y entidades estadounidenses afectadas", dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores chino en un comunicado.


El presidente Donald Trump firmó el martes una legislación y una orden ejecutiva que dijo que hará responsable a China de sus acciones opresivas contra el pueblo de Hong Kong.

La legislación y la orden forman parte de la intensificación de la ofensiva de la administración Trump contra China por lo que él llama la explotación de América por parte de la superpotencia asiática y su esfuerzo por ocultar detalles sobre la transmisión del coronavirus de humano a humano.
China y la campaña electoral estadounidense

Mientras la administración estadounidense lanza ataques casi diarios a Pekín, Trump continúa defendiendo su respuesta a la crisis del coronavirus y haciendo campaña de cara a las elecciones de noviembre. Trump busca presentar a su rival demócrata Joe Biden como blando ante China.

"Así que Joe Biden y el presidente Obama permitieron libremente a China saquear nuestras fábricas, saquear nuestras comunidades y robar nuestros más preciados secretos", dijo Trump, y añadió: "Lo he detenido en gran medida".

Trump dijo que como vicepresidente, Biden abogó por el Acuerdo de París para frenar el cambio climático; Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo. "Habría aplastado a los fabricantes americanos mientras permitía a China contaminar la atmósfera con impunidad, un regalo más de Biden al Partido Comunista Chino", dijo Trump.

Aunque continúa promocionando una postura dura frente a Pekín, Trump pasó las primeras semanas de la pandemia elogiando al presidente chino Xi Jinping.

Las dos naciones firmaron la primera fase de un acuerdo comercial, pero desde entonces, las relaciones se han deteriorado y Trump dijo a los periodistas en el Jardín de las Rosas que no tiene ningún interés en hablar con Xi.
¿En qué consiste la polémica legislación?

La legislación que Trump firmó una ley tiene como objetivo las unidades policiales que han tomado medidas enérgicas contra los manifestantes de Hong Kong, así como contra los funcionarios del Partido Comunista Chino responsables de imponer una nueva y estricta ley de seguridad nacional, que se considera que está socavando la autonomía de Hong Kong.

También se exige que se impongan las sanciones obligatorias a los bancos que hacen negocios con los funcionarios.

Aunque firmó el proyecto de ley, Trump emitió una declaración en la que afirmaba que la administración no consideraría vinculantes ciertas secciones de la ley que la Casa Blanca considera que limitan los poderes del presidente para llevar a cabo la política exterior.

Los legisladores de ambos partidos han instado a Trump a que adopte medidas enérgicas en respuesta a la nueva ley de seguridad nacional de China que erosiona el marco de "un país, dos sistemas" en virtud del cual Reino Unido entregó Hong Kong a China en 1997.

Hong Kong se considera una región administrativa especial dentro de China y tiene sus propios sistemas de Gobierno y económicos.

"Esta ley da a mi administración nuevas y poderosas herramientas para responsabilizar a las personas y entidades involucradas en la extinción de la libertad de Hong Kong", dijo Trump. "Su libertad ha sido arrebatada. Sus derechos han sido arrebatados, y con ello pierde Hong Kong en mi opinión porque ya no podrá competir con los mercados libres. Mucha gente se irá de Hong Kong, sospecho".

La orden ejecutiva que firmó no parecía ir más allá de las determinaciones anteriores de su administración de que Hong Kong ya no reúne las condiciones para recibir un trato preferencial por parte de Estados Unidos.

Trump dijo que la orden elimina esos privilegios pero, de hecho, la administración ya ha estado en el proceso de eliminarlos durante casi dos meses.

China calificó la legislación de grave interferencia en sus asuntos internos y advirtió que respondería imponiendo sanciones a personas y entidades estadounidenses relacionadas.

"Los intentos de la parte americana de obstruir la aplicación de la ley de seguridad nacional de Hong Kong nunca tendrán éxito", dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado, que defendió que la ley aseguraría la estabilidad y la prosperidad a largo plazo del territorio semiautónomo.
La cronología de la disputa entre Estados Unidos y China

El secretario de Estado Mike Pompeo determinó por primera vez a finales de mayo que la decisión de China de imponer una nueva ley de seguridad nacional en Hong Kong significaba que el antiguo territorio británico ya no era una democracia y por lo tanto ya no era elegible para el comercio y otros beneficios que había disfrutado de Estados Unidos.

Sólo tres días después, cuando Trump anunció que Estados Unidos se retiraban de la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a la influencia china, se hizo eco de la determinación de Pompeo e instruyó a su administración para que comenzara inmediatamente a eliminar los tratos de favor.

A finales de junio, la administración prohibió a Hong Kong la importación de armas estadounidenses, diciendo que su compra de artículos que tienen aplicaciones tanto civiles como militares estaría sujeta a los mismos requisitos de licencia que la China continental.

Otras acciones en curso incluyen la suspensión de un tratado de extradición con Hong Kong, algo que Australia ya ha hecho, así como la terminación de acuerdos de cooperación jurídica, acuerdos fiscales y entendimientos financieros que cubren las normas de contabilidad para las empresas chinas que trabajan en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, la administración ha seguido adelante con la prohibición de viajar a China, Hong Kong y los funcionarios del partido comunista que Estados Unidos cree que son responsables de restringir la democracia en Hong Kong.

La administración estadounidense también ha ido tras China imponiendo prohibiciones de viaje a los funcionarios por reprimir a las minorías en el oeste de China y obstaculizar el acceso de los extranjeros al Tíbet.

El lunes, Pompeo anunció que Estados Unidos había decidido rechazar de plano prácticamente todas las reclamaciones marítimas chinas en el Mar del Sur de China, una determinación que podría llevar a un aumento de las tensiones en las disputadas y críticas rutas marítimas internacionales.