Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

l cargamento de captagón incautado en Italia podría pertenecer al círculo próximo a Bachar al Assad


La "anfetamina del Estado Islámico" encontrada cerca de Nápoles en lo que se ha considerado la mayor incautación de anfetaminas del mundo, podría no pertenecer a los terroristas del daesh sino al Gobierno sirio, según varias investigaciones.

Catorce toneladas de una droga de tipo anfetamínico fueron incautadas la semana pasada en el puerto de Salerno, a unas 30 millas al sur de Nápoles.


Las autoridades de Italia, incluido el Primer Ministro Giuseppe Conte, dijeron inicialmente que el envío de Captagon había sido realizado desde Siria por el grupo Estado islámico para financiar el terrorismo. Pero según varios analistas internacionales, es más probable que el transporte de drogas esté relacionado con negocios vinculado al presidente sirio Basar al-Asad.

Los 84 millones de comprimidos de Captagon habían sido escondidos dentro de rollos de papel que, como un hombre de negocios sirio con conocimiento de la industria papelera del país dijo al Sunday Times, habría requerido maquinaria industrial para fabricar, equipo al que el ISIS no tiene acceso al carecer de control territorial en estos momentos. 

Captagon, un nombre de marca para el estimulante sintético fenetilina, se utilizó originalmente para tratar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), pero fue prohibido por muchos países durante la década de los 80. Las versiones falsificadas de la droga siguen estando ampliamente disponibles en el Oriente Medio y han sido consumidas por combatientes de todos los bandos de la guerra civil siria, incluidos los militantes del Estado islámico.

Como dijo el corresponsal del Wall Street Journal, Sam Dagher, al periódico italiano Il Foglio, el tráfico de Captagon ha estado en manos del grupo libanés Hezbollah y del régimen sirio durante muchos años. Por otra parte, como señalaron los expertos y comentaristas, el daesh ya no controla ningún territorio, por lo que no está claro cómo habrían podido realizar un envío tan grande, mientras que varias incautaciones de drogas procedentes de Siria en los últimos meses mostraron signos reveladores de una participación del clan al-Assad.

"A finales de abril -escribió el analista italiano Daniele Raineri en un artículo de Il Foglio (para abonados)- las autoridades de Arabia Saudita incautaron un cargamento de 45 millones de pastillas de Captagon escondidas dentro de paquetes de té de una empresa familiar, la Kabour, que tiene estrechos vínculos con el presidente sirio Bashar al Assad. Unos días antes, las autoridades egipcias habían descubierto en Port Said cuatro toneladas de hachís colocadas dentro de 19.000 contenedores envasados por Milkman, una empresa propiedad de Rami Makhlouf, primo de Assad que hasta hace poco era considerado el empresario más poderoso de Siria. 

En enero, otro barco con una carga de Captagon fue interceptado en Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos. Al igual que los demás, llegó desde Latakia, el puerto de la costa de Siria que el clan Assad considera su feudo histórico, y donde la presencia del Estado islámico siempre ha sido mínima".

Los medios de comunicación italianos y europeos apodaron a Captagon la "droga del Estado Islámico" después de que se encontraran varios comprimidos de la sustancia en la guarida de los terroristas que asaltaron el club Bataclan de París, en noviembre de 2015; pero, a día de hoy, todavía no está claro si el grupo yihadista había sido capaz de producirla o distribuirla a una escala semejante.

La policía italiana admitió que, aunque el Estado Islámico pudo haber estado involucrado en la operación de contrabando, las píldoras probablemente se fabricaron en otro lugar.