Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Muerte y abuso, dos realidades que sufren miles de migrantes africanos en su ruta hacia el Mediterráneo


Los traficantes de personas, las milicias e incluso los funcionarios estatales cometen atrocidades en los países africanos que cruzan muchos migrantes de ese continente para alcanzar la costa mediterránea y tratar de llegar a Europa. “Durante demasiado tiempo han sido invisibles los horrores que sufren los refugiados y migrantes en estas rutas”, dice el Alto Comisionado para los Refugiados.


Miles de refugiados y migrantes africanos mueren o sufren abusos graves de sus derechos humanos mientras viajan a través de los países orientales u occidentales de ese continente buscando llegar a la costa del Mediterráneo para cruzar a Europa con el afán de una mejor vida para ellos y sus familias.

Así lo reveló este miércoles el informe “En este viaje a nadie le importa si vives o mueres”, elaborado por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Centro de Migración del Consejo Danés de Refugiados.

La mayor parte de los migrantes son víctimas o testigos de atropellos brutales a manos de traficantes, contrabandistas, milicias o autoridades estatales, que los someten a torturas impensables como quemaduras con aceite, metales ardiendo o plástico derretido; descargas eléctricas e inmovilización en posturas dolorosas, además de golpearlos, obligarlos a realizar trabajos forzados o incluso asesinarlos.

De acuerdo con el estudio, en el 47% de los casos, las víctimas informaron que los perpetradores fueron autoridades policiales, lo que derrumba la idea que los responsables son siempre contrabandistas o traficantes.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados comentó que los horrores que sufren los refugiados y migrantes en estas rutas “han sido invisibles durante demasiado tiempo”.

“Este informe documenta asesinatos y violencia generalizada de la peor naturaleza contra la gente que huye desesperadamente de la guerra, la violencia y la persecución”, dijo Filippo Grandi y subrayó que hace falta un liderazgo fuerte y acciones concertadas de parte de los Estados de la región para poner fin a la crueldad, proteger a las víctimas y procesar a los responsables.
Recorrido fatal

Aunque es extremadamente difícil recopilar información precisa, los datos sugieren que al menos 1750 personas murieron en 2018 y 2019 cuando emigraron de naciones de África occidental u oriental con dirección a países como Libia, Egipto o Argelia.

Esto representa al menos 72 muertes al mes y convierte a esta ruta en una de las más mortales del mundo para refugiados y migrantes.

El documento explica que esos decesos se agregan a los miles de personas que han muerto o desparecido en los últimos años en sus desesperados periplos hacia el mar Mediterráneo o en su travesía a Europa una vez que llega a la costa africana.

Cerca del 28% de las defunciones reportadas en 2018 y 2019 ocurrieron en el desierto del Sahara. Otros puntos de alta letalidad fueron Sabha, Kufra y Qatrun, en el sur de Libia; el centro de tráfico de migrantes de Bani Walid, al sureste de Trípoli; y varios lugares de la ruta de África occidental, como Bamako y Agadez.

En lo que va de 2020 se calcula que habrían muerto al menos 70 refugiados y migrantes, 30 de ellos asesinados por traficantes en Mizdah, en mayo pasado.