Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

TELEWORKING NO FUNCIONA PARA LOS POBRES, LOS JOVENES Y LAS MUJERES


Por: Mariya Brussevich, Era Dabla-Norris y Salma Khalid

La pandemia de COVID-19 está devastando los mercados laborales en todo el mundo. Decenas de millones de trabajadores perdieron sus empleos, millones más fuera de la fuerza laboral y muchas ocupaciones enfrentan un futuro incierto. Las medidas de distanciamiento social amenazan los trabajos que requieren presencia física en el lugar de trabajo o interacciones cara a cara.

Aquellos que no pueden trabajar de manera remota, a menos que se consideren esenciales, enfrentan un riesgo significativamente mayor de reducciones en las horas o el pago, permisos temporales o despidos permanentes. ¿Qué tipos de trabajos y trabajadores están en mayor riesgo? No es sorprendente que los costos hayan caído más fuertemente en aquellos que son menos capaces de soportarlos: los pobres y los jóvenes en los trabajos peor pagados.

En un nuevo documento, investigamos la viabilidad de trabajar desde casa en una gran muestra de economías de mercado avanzadas y emergentes.

Estimamos que casi 100 millones de trabajadores en 35 países avanzados y emergentes (de los 189 miembros del FMI) podrían estar en alto riesgo porque no pueden hacer su trabajo de forma remota. Esto es equivalente al 15 por ciento de su fuerza laboral, en promedio. Pero hay diferencias importantes entre países y trabajadores.

La naturaleza de los trabajos en cada país. La mayoría de los estudios que miden la viabilidad de trabajar desde casa siguen las definiciones de trabajo utilizadas en los Estados Unidos. Pero las mismas ocupaciones en otros países pueden diferir en las interacciones cara a cara requeridas, la intensidad tecnológica del proceso de producción o incluso el acceso a la infraestructura digital.

Para reflejar eso, el índice de factibilidad de trabajo desde el hogar que elaboramos utiliza las tareas realmente realizadas dentro de cada país, según las encuestas compiladas por la OCDE para 35 países.

Encontramos diferencias significativas entre países, incluso para las mismas ocupaciones. Es mucho más fácil teletrabajar en Noruega y Singapur que en Turquía, Chile, México, Ecuador y Perú, simplemente porque más de la mitad de los hogares en la mayoría de los países emergentes y en desarrollo ni siquiera tienen una computadora en casa.

¿Quién es más vulnerable? En general, los trabajadores de alimentos y alojamiento, y el comercio mayorista y minorista, son los más afectados por tener los trabajos menos "teletrabajables". Eso significa que más de 20 millones de personas en nuestra muestra que trabajan en estos sectores corren el mayor riesgo de perder sus empleos. 

Sin embargo, algunos son más vulnerables que otros: Los trabajadores jóvenes y aquellos sin educación universitaria son significativamente menos propensos a trabajar de forma remota. Este mayor riesgo es consistente con los perfiles de edad de los trabajadores en los sectores más afectados por los bloqueos y las políticas de distanciamiento social. 

De manera preocupante, esto sugiere que la crisis podría amplificar la desigualdad intergeneracional. Las mujeres podrían verse particularmente afectadas, amenazando con deshacer algunas de las ganancias en igualdad de género logradas en las últimas décadas. 

Esto se debe a que las mujeres se concentran desproporcionadamente en los sectores más afectados, como el servicio de alimentos y el alojamiento. Además, las mujeres llevan una carga más pesada de cuidado infantil y quehaceres domésticos, mientras que la provisión de estos servicios en el mercado ha sido interrumpida. 

 Los trabajadores a tiempo parcial y los empleados de pequeñas y medianas empresas enfrentan un mayor riesgo de pérdida de empleo. Los trabajadores a tiempo parcial suelen ser los primeros en ser despedidos cuando las condiciones económicas se deterioran, y los últimos en ser contratados cuando las condiciones mejoran. 

También es menos probable que tengan acceso a la atención médica y a los canales formales de seguro que pueden ayudarlos a capear la crisis. En las economías en desarrollo, en particular, los trabajadores a tiempo parcial y aquellos en el trabajo informal enfrentan un riesgo dramáticamente mayor de caer en la pobreza.


El impacto en los trabajadores de bajos ingresos y con empleo precario podría ser particularmente grave, amplificando las desigualdades de larga data en las sociedades. Nuestro hallazgo, que los trabajadores en la parte inferior de la distribución de ingresos son los que menos pueden trabajar de manera remota, se corrobora con datos recientes de desempleo de los Estados Unidos y otros países.


 La crisis de COVID-19 exacerbará la desigualdad de ingresos. Para agravar el efecto, los trabajadores en la parte inferior de la distribución del ingreso ya están concentrados de manera desproporcionada en los sectores más afectados, como los servicios de alimentación y alojamiento, que se encuentran entre los sectores menos susceptibles al teletrabajo. 


Los trabajadores de bajos ingresos también tienen más probabilidades de vivir de la mano a la boca y tienen pocas reservas financieras como los ahorros y el acceso al crédito.