Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Argentina logra la reestructuración de su deuda al alcanzar un acuerdo con sus acreedores



Tras el acuerdo con los acreedores para reestructurar la deuda bajo legislación extranjera, el Congreso argentino aprobó la ley que habilita el canje del tramo local de la deuda, los bonos bajo ley nacional, en un intento del Gobierno del peronista Alberto Fernández por cerrar el tema para avanzar hacia un plan de recuperación económica.

La Cámara de Diputados convirtió en ley en la noche del martes con 247 votos a favor y dos en contra el proyecto para reestructurar los bonos emitidos en dólares según legislación nacional por unos 41.700 millones de dólares, que ya había sido aprobado por el Senado, con las mismas condiciones que los tenedores de títulos bajo ley extranjera.


Los acreedores que no adhieran al canje continuarán con sus pagos diferidos hasta el 31 de diciembre del año próximo, según establece la nueva ley.

Los títulos a reestructurar equivalen al 12,9 % de la deuda total del país y a un monto equivalente al 12,5 % del PIB del país, de los cuales unos 14.700 millones de dólares están en manos de tenedores privados y el resto en distintos organismos públicos.

El Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos Argentinos, uno de los tres grandes grupos de acreedores privados, ratificó este miércoles su apoyo al acuerdo para reestructurar títulos bajo legislación extranjera por unos 66.238 millones de dólares anunciado el martes por el Gobierno, tras cuatro meses de intensas negociaciones.

La presidenta de la comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados, Fernanda Vallejos, afirmó que la nueva ley le dará al Gobierno "más libertad para enfrentar la crisis del coronavirus".

Fernández celebró el acuerdo y aseguró que "despeja el horizonte" del Gobierno, ante la recesión que arrastra la Argentina desde hace más de dos años y que se agravó por el impacto de la crisis de coronavirus, con un marcado deterioro de los indicadores sociales con un aumento de la pobreza y el desempleo. 

Aunque aún restará resolver la deuda con el Fondo Monetario Internacional, el acuerdo con los acreedores privados permitirá aliviar la carga inmediata de pagos de servicios de la deuda, mejorar el acceso de las empresas argentinas a la financiación internacional y, eventualmente, permitir el retorno de Argentina a los mercados internacionales de colocación de deuda. 

El consenso actual de los economistas es que el PIB caerá al menos 12 % este año, con un déficit fiscal primario equivalente al 7 % del PIB, que, sin acceso a financiación externa, Argentina solventa por vía de emisión monetaria, una salida peligrosa ante las recurrentes tensiones cambiarias en el país y la alta inflación que padece desde hace tiempo.