Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

LAS ECONOMÍAS DEL ENVEJECIMIENTO PUEDEN BENEFICIARSE MENOS DEL ESTÍMULO FISCAL


By: Jiro Honda and Hiroaki Miyamoto./IMFB


En medio de la actual pandemia de COVID-19, los formuladores de políticas de todo el mundo están emprendiendo un estímulo fiscal, una combinación de aumentos de gastos y reducciones de impuestos, para apoyar sus economías. Incluso antes de la crisis actual, la importancia de la política fiscal ha aumentado, con una política monetaria limitada por tasas de interés cercanas a cero. 


Sin embargo, nuestra nueva investigación del personal encuentra que la edad también es importante cuando se considera el estímulo fiscal. Específicamente, encontramos que la política fiscal no es tan efectiva para impulsar el crecimiento en economías con poblaciones más viejas, en comparación con las economías con poblaciones más jóvenes.


Como muestra nuestro gráfico, el estímulo fiscal en las economías con una población más joven tiene un efecto significativamente positivo sobre el crecimiento, pero el efecto es mucho más débil en las economías que envejecen. 


Analizamos 17 países de la OCDE entre 1985 y 2017 y dividimos la muestra en dos grupos analizando la proporción de personas mayores entre la población. 


En las economías que envejecen, la tasa promedio de dependencia de las personas mayores (definida como la proporción de personas de 65 años o más con respecto a las que tienen entre 15 y 64 años) es del 26,5 por ciento, mientras que en las economías que no envejecen es del 18,9 por ciento.



En un nivel más granular, una economía que envejece se comporta de esta manera porque su fuerza laboral no está creciendo, mientras que su deuda pública tiende a ser alta y, por lo tanto, el estímulo fiscal tiene efectos más débiles sobre el consumo y la inversión privados. 

Esto se debe a que la población en edad de trabajar tiene más probabilidades que los jubilados de beneficiarse del estímulo fiscal a través de efectos como el aumento de la contratación empresarial. 

Además, muchos pensionistas tienen ingresos fijos cuyo consumo se mantiene estable o incluso disminuye con el tiempo. 

Además, el envejecimiento de la población podría reducir el crecimiento potencial (al reducir la mano de obra y la productividad), con lo que el estímulo fiscal puede inducir una menor inversión privada. Cuanto más "vieja" es la economía y mayor su deuda, menor impacto tiene el estímulo fiscal sobre el crecimiento.

Estos hallazgos complementan las observaciones existentes de que los países con poblaciones envejecidas tienen un crecimiento relativamente bajo y una deuda pública más alta. Sin embargo, nuestros hallazgos son especialmente importantes porque las tasas de dependencia de las personas mayores han aumentado durante varias décadas y se prevé que sigan aumentando. 

En los próximos 30 años, más de 20 países de todo el mundo superarían la tasa de dependencia de las personas mayores del 50%, un nivel sin precedentes en la historia mundial, y algunos llegarían incluso al 70%. En otras palabras, el envejecimiento de la población está planteando desafíos importantes a los responsables de la formulación de políticas. ¿Cómo podemos respaldar la demanda agregada con el impacto más débil del estímulo fiscal en el crecimiento de las economías que envejecen? El documento presenta las siguientes implicaciones para que las consideren los responsables de la formulación de políticas:

Puede ser necesario un mayor estímulo fiscal para respaldar la demanda agregada durante las recesiones. Dados los menores efectos del estímulo fiscal en la producción, otras políticas económicas (incluidas las reformas estructurales) deberían desempeñar un papel más importante en el apoyo de la demanda interna. 

Las medidas de política para mejorar la oferta laboral (por ejemplo, mediante una mayor participación femenina en la fuerza laboral o una inmigración basada en las necesidades del mercado laboral) ayudarían a aumentar los efectos sobre la producción en sociedades que envejecen. 

Asegurar un espacio fiscal suficientemente grande (espacio para aumentar el gasto o reducir los impuestos más de lo planeado previamente, sin poner en peligro la sostenibilidad de la deuda o el acceso a los mercados de capital) durante los auges, a fin de prepararse para un mayor estímulo fiscal durante las recesiones, sin crear preocupaciones por la sostenibilidad fiscal.