Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

La reapertura de las escuelas debe ser prioritaria una vez levantadas las restricciones debidas al COVID-19



El 25% de los países aún no tiene fecha para el regreso a la escuela con los efectos negativos que los cierres prolongados causados por la pandemia implican para la educación. Las agencias dedicadas a la salud, los niños y la educación urgen a los gobiernos a dar prioridad a la reapertura escolar invirtiendo en medidas de seguridad y protección sanitaria.


“Todos queremos que los niños regresen a la escuela y todos queremos que las escuelas sean sitios seguros”, dijo este martes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanon Gebreyesus, y subrayó que la decisión de cerrar los centros educativos debe ser “un último recurso, temporal y sólo debe implementarse a nivel local en áreas con una transmisión intensa de COVID-19”.

En una conferencia conjunta con las titulares del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Tedros recordó que a nueve meses del inicio de la pandemia del coronavirus, quedan muchas preguntas en cuanto a la forma en que el COVID-19 puede atacar a niños y adolescentes quienes, en general, tienden a tener un cuadro leve de la enfermedad, aunque llega a haber casos graves o incluso fatales y aún se desconocen los efectos a largo plazo de la infección en estos grupos.

Pero la interrupción de la educación de esos colectivos tiene consecuencias devastadoras no sólo para ellos sino para la sociedad en su conjunto, por eso, es de vital importancia que puedan volver a sus escuelas.
“No hay cero riesgo”

Para ello, dijo Tedros, la sociedad tiene que trabajar unida. “Mantener a los niños a salvo y en la escuela no es sólo trabajo de las escuelas, los gobiernos o las familias. Es trabajo de todos, debemos trabajar juntos”, recalcó.

El jefe máximo de la OMS reconoció que “no hay cero riesgo”, pero aseveró que con una combinación adecuada de medidas, los niños pueden estar protegidos del contagio y aprender que la salud y la educación son los bienes más preciados de la vida.

En algunos países las escuelas han abierto; sin embargo, según los datos de UNICEF, una de cada cuatro todavía no tiene fecha para la reapertura.

La directora de esa agencia, Henrietta Fore, por su parte, urgió a los gobiernos a invertir de nuevo en la educación y a dar prioridad a la reapertura escolar cuando se levanten las restricciones impuestas por la pandemia.

Abrir las escuela o los bares?

El doctor Mike Ryan, director de la OMS para Emergencias, indicó que los países del hemisferio norte están por empezar la temporada fría, en la que la gente pasa la mayor parte del tiempo en espacios cerrados, lo que aumenta el riego de infección y coloca en peligro de muerte a las personas mayores o vulnerables, “eso es de conocimiento general”, apuntó.

“La otra cosa en la que estamos de acuerdo es que las escuelas son importantes y que la educación de los niños es prioritaria. ¿Cómo combinar la protección de la muerte a las personas vulnerables y el regreso de los niños a la escuela? Debemos hacer sacrificios porque tenemos que mantener la guardia alta frente al virus y reducir la transmisión comunitaria para lograr ambos propósitos. Y la única forma de conseguirlos es que los adultos se mantengan a distancia para disminuir los contagios”, explicó.

Ryan fue enfático al preguntar: “¿Qué ese más importante, que los niños regresen a la escuela o que estén abiertos los bares y los clubes? Son decisiones que tenemos que tomar para los meses del invierno. Son sacrificios y no hay respuestas simples ni correctas, la única vía que tenemos es evaluar los riesgos, no hay alternativas.”

Agregó que en esto deben participar y comprometerse tanto los gobiernos como las sociedades. “Esa conversación tiene que ocurrir en muchos países ahora, no hay soluciones mágicas y debemos dejar de estar buscando amuletos”, apuntó.