Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Cuba trata de disminuir los casos de COVID-19




LA HABANA, Cuba.- Con una ligera disminución de los casos en relación con los siete días anteriores, Cuba sigue batallando por bajar el número de enfermos con COVID-19, en pleno azote de la tormenta tropical Eta.

En los últimos siete días hubo en la isla dos decesos, para llegar hasta 130, y se sumaron 362 nuevos contagios, cifra ligeramente inferior a los 369 de la semana anterior.

De esos nuevos infectados, 80 tuvieron fuente de infección en el extranjero, entre ellos 11 turistas rusos que llegaron a Cuba para pasar sus vacaciones en hoteles de la cayería norte de la central provincia de Ciego de Ávila, territorio por donde la tormenta Eta cruzó este domingo la isla de sur a norte.

De los 148 extranjeros que han enfermado en Cuba desde marzo, la mayoría corresponden a personas que trabajan en la isla, como 44 indios, 35 venezolanos y 19 franceses.

La mayor parte de los casos importados corresponde a cubanos repatriados, también con fuente de infección en el extranjero, sin que el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) precisara en qué países ocurrió el contagio.

Al cierre de las fronteras el 24 de marzo, muchos cubanos quedaron varados en otros países, hasta que el 17 de octubre se reabrieron todos los aeropuertos del país, excepto el de La Habana, que de acuerdo con las autoridades debe reiniciar operaciones "en los próximos días".


También el 19 de octubre se levantó la prohibición de entrada al país de yates de recreo y cruceros.

El foco de la pandemia continúa en la provincia de Pinar del Río, en el extremo occidental del país, donde se registraron 177 nuevos enfermos en la última semana.

Ese territorio tiene la tasa de incidencia más alta en el país de los últimos quince días, con 69,88 positivos por cada 100.000 habitantes, y cuatro eventos de transmisión, ubicados en los municipios de Sandino, Consolación del Sur, Guane y la capital provincial.

También se mantiene una compleja situación epidemiológica en la central Ciego de Ávila, donde esta semana se reportaron 68 casos, aunque 11 correspondieron a los vacacionistas rusos.

Esa provincia tiene la segunda tasa de infección del país, con 26,54 enfermos por cada 100.000 habitantes, con dos eventos de transmisión.

Sancti Spíritus, provincia también del centro, parece encaminarse al control de la enfermedad, al reportar esta semana solo 19 casos, pero mantiene la tercera tasa más alta, con 21,66 por cada 100.000 personas, con tres eventos de transmisión.

Luego de varios meses bajo estrictas medidas sanitarias, incluyendo un mes con un toque de queda nocturno, La Habana está a punto pasar de la fase 3 a la reapertura que rige en casi toda la isla.

El director nacional de Higiene y Epidemiología del MINSAP, Francisco Durán, dijo esta semana que La Habana, que fue considerada el epicentro de la pandemia en la isla, ahora mantiene una situación favorable en el control de la COVID-19.

"Ese resultado es algo muy positivo teniendo en cuenta la densidad demográfica y la movilidad de sus habitantes", precisó Durán, quien consideró que ese territorio está muy cerca de regresar a la normalidad.

La Habana, Pinar del Río, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila se mantienen en la fase de "trasmisión autóctona limitada" con restricciones de movimientos, mientras que están en la nueva normalidad el resto de las 15 provincias y el Municipio Especial de la Isla de la Juventud.

Desde que la enfermedad apareció en Cuba hace casi ocho meses, el país acumula 130 fallecidos y 7.297 contagiados, con dos evacuados, 485 hospitalizados y 6.680 recuperados.