Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Dulce éxito para Josefina Trinidad emprendedora de República Dominicana




A través del Programa Feed the Future y la USAID de Clima y Agricultura , Josefina Trinidad aprendió más sobre el dulce negocio de la apicultura. / Fundación REDDOM


Santo domingo Oeste, RD.- Josefina pasó de ser una entusiasta estudiante, pero con dificultad para asistir a la escuela debido a problemas económicos, a producir 30 galones de miel desde que comenzó a trabajar en apicultura, vendiéndole a los clientes de su comunidad en Piedra Blanca.


Así a terminó su escuela y contribuye al sustento de su familia, gracias al apoyo de 
@USAID en el país. Las abejas, en palabras de Josefina, significan trabajo duro, cuidados, esfuerzos y superación. #USAIDDR


El negocio de las abejas vibra con los sonidos — y sabores — de un futuro más brillante


La República Dominicana es reconocida por sus hermosas playas de arena blanca, sus hoteles todo incluido, por los sonrientes y amigables dominicanos, y para muchos turistas estadounidenses, al estar a pocas horas de viaje de los Estados Unidos. Justo en medio de este paraíso, se encuentran entre unas hermosas montañas el Pico Duarte, el pico más alto de la zona del Caribe, y Jarabacoa, municipio de la provincia de La Vega. Piedra Blanca de Hatillo, ubicado también en Jarabacoa, ofrece un clima más fresco durante todo el año, contrastando el clima cálido y soleado que se encuentra en la zona costera. Es en este hermoso pueblo donde vive Josefina Trinidad.





Su dulce historia

En el 2018, Josefina era una entusiasta estudiante de último año de secundaria, pero tenía dificultad para asistir a la escuela ya que tenía problemas económicos. Siendo la mayor de tres hermanos, su situación también se complicó aún más por el hecho de que su pequeña ciudad tiene oportunidades laborales limitadas.


“La vida en el campo es un poco dura y con carencias ya que estás muy lejos de la ciudad y de las oportunidades. Antes yo no tenía abejas y había problemas económicos porque las oportunidades de empleo son muy escasas,” dice.

Sin embargo, ese año Josefina se enteró de un programa de capacitación de la USAID sobre generación de ingresos a través de la agroindustria sostenible. Al crecer alrededor de una comunidad agrícola, Josefina se dio cuenta de que ésta podría ser la oportunidad que necesitaba para convertirse en una mujer emprendedora.

“Alba Marmolejos se puso en contacto conmigo, ya que ella me conoce por medio de mi padre desde hace mucho tiempo. Me dijo que iban a dar entrenamientos para los jóvenes, que confiaba en mí y que quería que yo participara. Decidí participar porque siempre me ha gustado aprender de todo un poco y porque me identifico mucho con el campo, [y] la naturaleza”, dice.




Durante su capacitación, aprendió información valiosa sobre producción de insumos orgánicos, gestión de agronegocios y mejores prácticas en agricultura sostenible. Sin embargo, había un tema que le atraía especialmente: la apicultura.
¿Por qué la apicultura?

“Me identifico con ellas (con las abejas) y admiro su trabajo”, explica Josefina. “Digamos que mi motivación viene por herencia ya que a mi padre también le gustan las abejas. Llegó a tener 30 barriles y actualmente trabajamos junto con mis abejas. Las abejas son el ser viviente más importantes del planeta que debemos cuidar, proteger y conservar para evitar su extinción. Ellas representan el trabajo duro, cuidados, esfuerzos y superación”.

“La agricultura juega un papel crucial en la economía de un país: es la columna vertebral de nuestro sistema económico. No solo proporciona alimentos y materia prima, sino también oportunidades de empleos, ya que millones de personas laboran en el sector”.

Josefina recibió apoyo para administrar su primera operación apícola a través del Programa de la USAID Feed the Future Clima y Agricultura, que ayudó al desarrollo de las habilidades de los jóvenes como ella para establecer pequeños negocios agrícolas y ambientalmente sostenibles en el área. Si bien Josefina se enfocó en la apicultura, el programa también ofreció a los participantes otras oportunidades de capacitación, como la producción orgánica, el cultivo de lombrices, el cultivo hidropónico de fresas y la administración de agroindustrias.

Al principio, Josefina tenía una colmena, pero ella tenía grandes planes. Hoy en día, posee nueve colmenas, lo que ha permitido aumentar la producción y las ventas de miel. Ahora ha producido 30 galones de miel desde que comenzó a trabajar en apicultura, vendiéndole a los clientes de su comunidad local.

A medida que la preocupación por sí misma y por la situación financiera de su familia disminuyó, Josefina floreció. Terminó la escuela y comenzó a contribuir al sustento de su familia a través de las abejas y la miel que ha producido.

El Programa de la USAID de Clima y Agricultura, ahora conocido como la Iniciativa de Seguridad de Agua Localmente Enfocada, utilizó un enfoque múltiple para abordar varios problemas urgentes en la República Dominicana, como la variabilidad climática y el manejo de los recursos naturales.

Este programa también apoyó iniciativas de pequeñas empresas, especialmente para mujeres y adultos jóvenes, para fortalecer a las comunidades. Si bien el proyecto concluyó este verano, los dominicanos continúan cosechando los beneficios. La USAID ayudó a miembros de las comunidades impactadas a aprender prácticas que ayudan a preservar los recursos naturales y mejorar las prácticas agrícolas, capacitando a más de 1,300 personas en tecnologías agrícolas mejoradas, prácticas de gestión y producción agrícola para hacer sus negocios más productivos y lucrativos.





La USAID cree que los jóvenes son el futuro del Caribe y estamos orgullosos de ayudar a jóvenes como Josefina a alcanzar su potencial.


“Dar las gracias una vez es poco. Puse todo mi esfuerzo e interés, pero sin todos ustedes nada de esto hubiera sido posible. Hoy estoy muy feliz pero sobre todo agradecida — tengo mi propio negocio en casa”, dice Josefina.

Josefina es un ejemplo de cómo, cuando los Estados Unidos y la República Dominicana trabajan juntos, podemos tener un efecto profundo y positivo en la vida de las personas. Juntos, podemos ampliar las oportunidades económicas, construir comunidades más fuertes y vibrantes y fortalecer la resiliencia a los desastres en el Caribe.


Gracias,  Fundación REDDOM


By: USAID 

Sobre La Autora

Brenda Silverio es Especialista en Redes Sociales de la Misión de la USAID en República Dominicana. La Fundación REDDOM también contribuyó a esta historia.