Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Europa mantiene las restricciones y aumenta los controles frente a la última noche del año


Máxima precaución y seguridad ante la llegada de Año Nuevo. Con el objetivo de evitar en lo posible las reuniones multitudinarias, las fiestas ilegales o los posibles disturbios, miles de agentes han sido desplegados por las principales ciudades francesas para hacer cumplir el toque de queda nacional, que va de ocho de la tarde a seis de la mañana.


En Alemania, el escenario es muy similar, y en Berlín la policía pone especial atención en la prohibición de lanzar fuegos artificiales. En algunas otras ciudades sí que está permitido siempre y cuando se haga en propiedades privadas, aunque las autoridades insisten en que se evite en lo posible.



"Aquí no somos amigos de los fuegos artificiales de todos modos, ya que tenemos un perro", dice Kerstin, ciudadana berlinesa. "Estaremos solos en casa, en paz. De alguna manera es como cualquier otro día". Una opinión muy similar a la de Lea, que confiesa que celebrará la última noche del año "en pareja, en casa y sin amigos. Cocinaremos algo y ya está, creo que es un bonito plan".


"El coronavirus ama las multitudes"

En Londres, el tradicional escenario de reunión que es Trafalgar Square está cerrado al público, en una clara muestra de las intenciones del Gobierno, que insta insistentemente a la gente a quedarse en casa con un mensaje tan claro como contundente: "El coronavirus ama las multitudes".


Prohibidas reuniones en la calle y fiestas públicas también en Portugal, donde no está permitido salir de casa desde las 11 de la noche del día 31 de diciembre hasta las cinco de la mañana del 1 de enero. El viernes, sábado y domingo queda prohibida también cualquier actividad en espacios públicos a partir de la una de la tarde.

En España las restricciones varían dependiendo de la comunidad autónoma en la que se esté, si bien las cenas familiares no podrán superar en ningún caso los 10 comensales. Muchas de las medidas se prolongan hasta el 6 de enero, una de las fechas navideñas más señaladas en este país, con la llegada de unos Reyes Magos a los que este año se le ha pedido sobre todo el regreso de la vieja normalidad.