Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

La campeona Judit Polgar espera que la serie de Netflix Gambito de Dama rompa barreras en el ajedrez




El éxito arrollador de la serie de Netflix Gambito de Dama (The Queen's Gambit), sumado a la pandemia COVID-19, está alimentando el mayor frenesí ajedrecístico mundial desde la Guerra Fría.

La húngara Judit Polgár, la mejor jugadora de la historia del ajedrez, cree que este "fantástico impulso" llevará a muchos más padres a comprar tableros de ajedrez a sus hijas, y tiene la esperanza de acabar cerrando la brecha de género en un deporte considerado como uno de los últimos bastiones de la dominación masculina.

Gambito de Dama pone en escena la historia ficticia de Beth Harmon, un prodigio huérfano del ajedrez que alcanza el estrellato y se enfrenta a un campeón mundial soviético masculino en Moscú, en la década de 1960.

La serie se estrenó el 23 de octubre y se convirtió en la "el mejor estreno de una miniserie de Netflix hasta la fecha", vista en más de 62 millones de hogares de todo el mundo en su primer mes.

En noviembre, Chess.com, la plataforma en línea dedicada al aprendizaje y la práctica del ajedrez, registró un aumento del 15% en el número de jugadoras, alcanzando la mayor proporción de mujeres de su historia.

El "Efecto Gambito de Dama", como lo apodó Nick Barton, director de Desarrollo de Negocios de Chess.com, hizo que el número total de nuevas inscripciones de Europa se disparara, pasando de 280.000 en octubre a casi un millón en noviembre.

Los mayores aumentos se registraron en Francia, el Reino Unido, Alemania, España e Italia.

"Antes del programa, teníamos aproximadamente de 7.000 a 8.000 nuevos europeos que se unían a la plataforma cada día. A partir de la semana pasada, el número es de más de 40.000", dice Barton. "Esto es enorme".
El Gambito de Judit

La estrella de ajedrez húngara Polgár, la única mujer que ha estado en el top 10 mundial, compara este "boom" con el frenesí que rodeó la "Partida del Siglo" de 1972 entre el campeón americano Bobby Fischer, y el número uno soviético, Boris Spassky.

El campeonato tuvo lugar en Islandia, un lugar ideal para que dos superpotencias se encontraran en el punto álgido de la Guerra Fría, y estuvo a punto de ser cancelado varias veces. Acusaciones de engaño, varios incumplimientos y una amarga guerra de palabras caracterizaron las partidas mientras el mundo veía cómo se desarrollaba el espectáculo.

"Pero esta vez no hay razones políticas, y ha llegado completamente al exterior del mundo del ajedrez", dice Polgár a Euronews.

El padre de Polgár, Lászlo, crió a sus tres hijas para que fueran las mejores jugadoras de ajedrez del mundo, incluso les enseñó Esperanto, un "idioma mundial" que nunca llegó a despegar, en un esfuerzo por desarrollarlas intelectualmente.

Su lema era que los genios se hacen, no nacen. Parece que el éxito de su hija le ha dado la razón.

Polgár se convirtió en Gran Maestra a los 15 años, llegando a la cima con un impresionante Nº 8 del ranking mundial. Encabezó la clasificación femenina durante 26 años, hasta que se retiró en 2014. Ahora promueve la educación a través del desarrollo de habilidades, con un enfoque especial en el ajedrez como una herramienta educativa.

Sus hermanas mayores, Susan y Sofía, también se convirtieron en Gran Maestra y Maestra Internacional.

Apodada "La Reina del Ajedrez", Polgár ha sido comparada con Beth Harmon, la heroína de ficción de Netflix, aunque señaló que fue tratada mucho peor por los competidores masculinos, en comparación con la forma en que se trata a Harmon en la serie.

Sus comentarios, así como la serie, han renovado el debate sobre la desigualdad y el sexismo en el ajedrez, lo cual es una buena noticia para un deporte dominado por los hombres, y donde el lenguaje sexista es común.

En su carrera, Polgár venció tanto al campeón británico Nigel Short, que una vez dijo que los hombres están naturalmente mejor preparados para el juego que las mujeres, como al múltiple campeón mundial Garry Kasparov, que una vez comentó que no está en la naturaleza de las mujeres jugar al ajedrez porque "no son grandes luchadoras".

Cuando se trata de ajedrez, por cada 15 hombres en una competición, hay una mujer. Actualmente, sólo una mujer está clasificada entre los 100 mejores jugadores de ajedrez del mundo: la china Hou Yifan, en el 86º lugar.
Las razones detrás de la brecha de género en el ajedrez y cómo cerrarla

Polgár siempre se ha negado a jugar torneos sólo para mujeres, no cree que el hecho de tener eventos separados para niños y niñas solucionará el problema de la menor proporción de jugadoras de ajedrez.

Su creencia es compartida por el ex-jugador e instructor de ajedrez, el periodista español Leontxo García, uno de los mayores conocedores del mundo del ajedrez.

En los años 90, señala García, la federación española abolió abruptamente a las competidoras femeninas, en un intento de frenar el machismo del juego. Sin embargo, unos años más tarde, "fueron las propias jugadoras las que escribieron un manifiesto pidiendo revertir la decisión".

¿Por qué? Subraya que la celebración de torneos mixtos es buena siempre que, paralelamente, las federaciones nacionales sigan invirtiendo en la promoción del juego entre las chicas. "Las decisiones traumáticas sólo pueden ampliar la brecha entre las jugadoras y los jugadores".

Polgár cree que las niñas muy jóvenes están más cómodas jugando en entornos mixtos "a veces las chicas son peores, o a veces son mejores que los chicos de su edad, especialmente cuando son muy pequeñas - una edad en la que se alegran de estar mezcladas".

Una de las claves fundamentales de esta brecha de género en el ajedrez es el elevado número de niñas que abandonan el juego después de los 10 años. Por eso, dicen tanto Polgár como García, se necesitan más clubes de ajedrez para niñas, para que se sientan más arropadas.

"En realidad, hay aún más niñas que juegan al ajedrez cuando son muy jóvenes, entre 6 y 10 años. Pero de alguna manera, después de eso, después de los 10 u 11 años, realmente abandonan - a menos que tengan algún club social o club de chicas", dice Polgár a Euronews. "Es muy difícil para una chica ser competitiva cuando empieza a ser la única en la habitación, sola con los chicos - especialmente a esa edad, cuando necesitan otras chicas cerca para sentirse cómodas".

Video de cortesía: