Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

La pandemia de COVID-19 atraviesa un momento peligroso, las vacunas por sí solas no la detendrán



La vacuna contra el COVID-19 que desarrolla la Universidad de Oxford ha sido aprobada para su uso en el Reino Unido.



La agencia de la ONU para la salud pide a la gente que no esté complacida porque se estén desplegando las vacunas y le ruega que cumpla las normas de higiene básicas para evitar la transmisión del virus y salvar así muchas vidas. Además, denuncia que la carrera de los países por obtener la vacuna está encareciendo su precio y dejando a las naciones pobres sin posibilidad de vacunación, lo que abre el camino al virus para su mutación y pone en peligro toda la estrategia contra la pandemia.


“Nos encontramos en un momento muy peligroso de la pandemia de COVID-19 y la gente no puede estar complacida por el hecho de que se estén desplegando las vacunas”, ha afirmado este viernes el director general de la Organización Mundial de la Salud.


Las vacunas proveerán una gran oportunidad a la larga de acabar con la transmisión. Pero ese día no ha llegado todavía y necesitamos ganar tiempo. Ganar tiempo para salvar vidas hasta que ello ocurra.

El doctor Tedros Adhanon Ghebreyesus se refería así al espectacular aumento de casos y de muertes que se está produciendo en todo el mundo en las últimas semanas y que atribuyó en primer lugar a los comportamientos individuales y al hecho de que en las últimas semanas las sociedades de muchos países no están cumpliendo con las recomendaciones que las autoridades sanitarias están dando.

“El virus se ha aprovechado de esto y se está propagando a un ritmo alarmante en algunos países”, aseguró Tedros, quien insistió hasta la saciedad en que “las personas necesitan ser conscientes de que pueden detener personalmente el virus y necesitan ser conscientes que el virus puede detenerlas a ellas”.
Son nuestros comportamientos y decisiones individuales

“Ninguno de nosotros es excepcional y cuanto más podamos romper las cadenas de transmisión y detener el virus nosotros mismos, más evitaremos casos graves y muertes trágicas”, afirmó.

Tanto el doctor Michael Ryan, director del área de emergencias de la Organización, como la experta epidemióloga de la Organización, la doctora María Van Kerkhove, coincidieron con el responsable de la OMS y aseguraron que, más allá de que las nuevas variantes del virus sean más infecciosas, “son nuestros comportamientos individuales” los que están contribuyendo a que se intensifique su propagación.


La vasta mayoría de la población de este planeta continúa susceptible de ser contagiada, explicó Ryan que añadió que, aunque no existen unas estadísticas fiables, la cifra de personas que aún pueden contraer el virus podría ser hasta de “tres cuartas partes de la población” mundial.