Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Un niño colombiano amenazado de muerte por su activismo medioambiental




El joven activista colombiano Francisco Vera



Francisco Vera, un niño colombiano de 11 años, ha sido amenazado de muerte por su activismo medioambiental. El caso ha provocado indignación y reacciones al más alto nivel en Colombia, un país donde los ataques y asesinatos de líderes sociales se han convertido en una triste realidad cotidiana.

Francisco Vera parece un niño normal y, sin embargo, está amenazado de muerte. Alguien se ha servido del anonimato de las redes sociales para tratar de intimidar a este chico colombiano, de solo 11 años, por su activismo medioambiental.


El caso ha chocado en Colombia, donde estas amenazas se toman muy en serio. Hasta el presidente Iván Duque ha salido a la palestra para asegurar que su Gobierno atrapará a los responsables.
"Los niños son actores clave", dice Francisco

Lo que parece claro es que no será un mensaje el Twitter el que detenga a Francisco, que defiende la necesidad de dar voz a los niños.

"Los niños son actores claves. Los adultos no son necesariamente los únicos que tienen que estar en conversaciones grandes. Las conversaciones grandes no solo son para grandes, para adultos, también son para pequeños, para niños, para jóvenes, y eso también basado en un concepto muy importante, que es la justicia climática", afirma, puntuando su argumentación con gestos dignos de un gran orador.

Ana María, la madre de Francisco, espera que la amenaza de muerte solo sea una broma pesada. En cualquier caso, no tiene intención de acallar la voz de su hijo, que lee orgulloso la carta de felicitación que ha recibido de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.


"Mi reacción es que hay que seguir incentivando a la ciudadanía para que utilice las redes sociales, pero que las utilice de buena forma", opina el joven activista.
Defender sus causas ante el Senado de Colombia

"Soy pacifista, pero soy un niño" dice como para justificarse mientras juega con su colección de pistolas Nerf. Un niño que hace dos años marchó con seis amigos, coreando lemas contra el cambio climático, hasta un parque de su ciudad natal, Villeta. Un niño capaz de aunar a cientos de activista en un grupo llamado Guardianes por la Vida y capaz de defender sus causas, contra los plásticos de una solo uso o la fracturación hidráulica, ante el mismísimo Senado colombiano.


Video de cortesía: