Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Encargado de negocios de la Embajada de los Estados Unidos Discurso en la ceremonia de firma de la Carta de Acuerdo




Embajada de los Estados Unidos en República Dominicana





Discurso



Es un honor para mí participar en esta ceremonia con ustedes, y me complace especialmente poder dirigir junto a usted, señor Presidente, el diálogo que celebraremos inmediatamente después de este acto.

Estamos hoy aquí para renovar nuestro compromiso con la República Dominicana, y para apoyar la ambiciosa agenda de reformas del Gobierno del presidente Abinader.

Durante décadas, la Embajada de los Estados Unidos ha colaborado con los gobiernos dominicanos en la implementación de reformas para promover la transparencia, fortalecer el estado de derecho y reformar la policía. Juntos, hemos logrado notables éxitos.

Dicho esto, creo que nunca antes ha habido un momento en el que nuestra agenda de reformas se haya superpuesto con la de un gobierno dominicano en la medida en que lo hacen el día de hoy.

Señor Presidente, los cambios que hemos visto en el gobierno dominicano hacia una mayor transparencia, y su deseo de consolidarlos para las generaciones futuras mediante reformas institucionales a largo plazo, tienen el potencial de ser transformadores para este país.



Nuestro equipo de la Embajada de los Estados Unidos está hoy aquí porque queremos ser su socio en este esfuerzo.


Acabamos de firmar con el Ministro de Relaciones Exteriores un acuerdo que contribuirá directamente a este esfuerzo. A través de este acuerdo, el gobierno de los Estados Unidos proporcionará 6,6 millones de dólares en apoyo durante el próximo año para aumentar la profesionalización de las fuerzas del orden, ampliar las capacidades de lucha contra el narcotráfico, combatir el crimen organizado transnacional y lograr una mayor rendición de cuentas en la aplicación de la justicia en la República Dominicana.

Esta es la primera vez que firmamos un acuerdo de este tipo con el gobierno del presidente Abinader, pero se basa en ocho años de apoyo continuo de Estados Unidos a la República Dominicana en este sector. Desde el 2013, proporcionamos más de 54 millones de dólares en asistencia a través de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe a la República Dominicana para ayudar a abordar preocupaciones compartidas en materia de seguridad.

Esta asistencia ha apoyado programas que han mejorado directamente la vida del pueblo dominicano, en áreas que van desde la creación del primer sistema 911 de la República Dominicana -en el que el gobierno estadounidense ha invertido 20 millones de dólares a la fecha- hasta el desarrollo de la academia de formación canina de la DNCD, pasando por la digitalización de los registros de la Suprema Corte de Justicia, que mejorarán directamente el acceso de los ciudadanos dominicanos al sistema de justicia.




Este acuerdo nos permitirá hacer aún más, juntos. Una de las iniciativas que pretendemos priorizar es facilitar el proceso de acreditación de la Policía Nacional por parte de una autoridad reconocida internacionalmente, como es la Comisión de Acreditación de Agencias de Aplicación de la Ley (CALEA).

En el marco de este proceso, trabajaremos con la Policía Nacional para garantizar el cumplimiento de un conjunto establecido de normas policiales profesionales, en ámbitos que van desde los protocolos de uso de la fuerza hasta los mecanismos de rendición de cuentas de la policía, entre otros aspectos.

En cuanto al tema de la reforma policial, permítanme aclarar algo: no estamos participando en este esfuerzo con su gobierno porque pensamos que tenemos todas las respuestas. Nos unimos a ustedes en este esfuerzo, sabiendo que nuestras propias luchas en Estados Unidos nos hacen ser conscientes y humildes de los desafíos a los que todos nos enfrentamos. Hemos aprendido de nuestros éxitos, así como de nuestros fracasos, y estamos encantados de compartir ese conocimiento con nuestros amigos y aliados.

Este trayecto hacia la reforma de nuestras instituciones es la forma de perfeccionar nuestros gobiernos democráticos, y es un camino que todas las democracias afines recorren juntas.

Los Estados Unidos tienen el honor de colaborar con ustedes en el camino que tienen por delante.

Existen otros países en el mundo que ofrecen un tipo diferente de asistencia a las fuerzas del orden, asistencia que puede parecer deseable pero que, en última instancia, amenaza los derechos humanos y las libertades civiles de quienes disfrutan de los beneficios de una sociedad libre y democrática. Estados Unidos proporciona una asistencia que protege esos principios fundamentales, y la ofrecemos sin condiciones.


Sin embargo, el diálogo de hoy no trata sólo de la reforma policial. También estamos aquí porque vemos grandes promesas en el compromiso de su gobierno en la lucha contra la corrupción y la promoción de la transparencia.

En este sentido, uno de los temas que tenemos previsto debatir hoy es el de los esfuerzos en curso para la reforma del sistema de compras y contrataciones públicas. Como saben, algunos de los casos de corrupción más importantes y perjudiciales de los últimos años han tenido que ver con el abuso del sistema de compras y contrataciones públicas. El gobierno de Estados Unidos ha apoyado los esfuerzos de su gobierno para identificar mejoras en el sistema de compras y contrataciones públicas que se reflejan en su proyecto de ley prioritario sobre compras y contrataciones públicas. Queremos trabajar con ustedes para ayudar a afianzar estos cambios en la ley.

También deseamos trabajar con ustedes en el avance de los esfuerzos legislativos para crear un sistema de extinción de dominio, que permita a su gobierno recuperar los bienes y riquezas que los criminales y funcionarios corruptos han robado al Estado y al pueblo dominicano. Sé que esto es una prioridad para ustedes, y después de varios intentos fallidos en el pasado, creemos que la aprobación de esta legislación podría ser un logro importante para el pueblo dominicano y apoyaremos los esfuerzos de su gobierno para desarrollar esta importante herramienta.

También esperamos discutir las formas en que podemos trabajar con la Cámara de Cuentas para mejorar su papel como entidad de supervisión independiente, una función que es fundamental para las sociedades transparentes y democráticas. Su gobierno ya ha dado un paso importante hacia ese objetivo gracias al logro histórico de un proceso de selección transparente. Esperamos apoyar en los esfuerzos de reforma adicionales que ayuden a alcanzar los objetivos de los nuevos miembros de la dirección de este importante mecanismo.

Por último, creemos que podemos ayudar a la República Dominicana a combatir el flagelo de la trata de personas. Señor Presidente, usted ya ha dado algunos pasos notables para que el país avance en esta área. Los esfuerzos de su Procuradora General de mejorar la gestión en la Procuraduría, y el programa que usted facilitó para los migrantes venezolanos han tenido un enorme impacto positivo. Sabemos que juntos podemos ayudar a apoyar sus esfuerzos continuos para erradicar la trata y acabar con la esclavitud moderna.

Permítanme concluir señalando que Estados Unidos proporciona este apoyo porque realmente creemos que estamos más seguros cuando nuestros amigos están seguros. Prosperamos cuando ellos prosperan. Esto es especialmente así aquí, en la República Dominicana, donde la relación es tan fuerte y tan profunda. Nuestros futuros siempre estarán enlazados, y como naciones democráticas, sabemos que confiando unos en otros y apoyándonos mutuamente podemos superar cualquier obstáculo.



Gracias de nuevo, Presidente Abinader, por su liderazgo y su compromiso continuo con el fortalecimiento de las relaciones entre nuestras naciones. Es un honor ayudarle a avanzar en las ambiciosas reformas que supondrán un cambio real y nos mantendrán a todos más seguros. 

Es un privilegio estar hoy aquí con usted en representación de dos democracias vibrantes, y trabajar lado a lado con su equipo. Juntos, continuamos la importante labor que comparten todas las democracias: el continuo impulso de perfeccionar nuestros gobiernos, de ofrecer transparencia, seguridad, rendición de cuentas y buena gobernanza a las personas a las que servimos.

DVR: