Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Bután, con un solo muerto por COVID-19



Bután, con un solo muerto por COVID-19 y toda la población vacunada, es un ejemplo de cómo evitar una pandemia



"La Felicidad Nacional Bruta contiene los valores de este país. Es una brújula moral y práctica. A menudo significa que se cuidan los unos a los otros, y cuidan de la población vulnerable. Entonces, cuando se declaran las cuarentenas, existe un fuerte apoyo de la comunidad".

Con solo 1200 casos desde que comenzó la pandemia, el país asiático ha derrotado en toda la regla al virus con el distanciamiento social, las cuarentenas y ahora la vacunación, hecha en apenas dos semanas, pero no exenta de dificultades debido a la distribución geográfica de su población. En una entrevista con Noticias ONU, el representante de la Organización en Bután nos desgrana las razones del éxito de una nación enclavada entre China e India.


Bután es país asiático de poco más de cerca de ochocientos mil habitantes y conocido habitualmente porque mide su riqueza en términos de felicidad y no de Producto Interior Bruto. Por ingresos económicos estrictamente, está considerado como uno de los más países menos adelantados.


La gente usa su sentido común (...) y hay una aceptación muy amplia de que estos son tiempos desafiantes.

Sin embargo, a diferencia de los más ricos, ha sido capaz de contener la pandemia de COVID-19 de manera excepcional. En una entrevista con Noticias ONU, el representante de las Naciones Unidas en Bután, Gerald Daly, nos explica cómo el país ha logrado semejante hito con ayuda de la Organización.
¿Cómo ha sido la campaña de vacunación contra COVID?

Bután es un país ejemplar en el mundo en la forma en que responde al COVID-19. Hicimos la vacunación de toda la población elegible de más de 530.000 personas. La primera dosis fue un regalo de la India, de la vacuna AstraZeneca. Y la ONU ayudó con la promoción y el apoyo de la cadena de frío.

Hubo una muy buena sensibilización de la gente dirigida por el Ministerio de Salud y apoyada por la oficina del Primer Ministro en la televisión y las redes sociales. El propio Primer Ministro fue una de las primeras personas, de hecho, fue la primera persona en ser vacunada.

Una de las características de Bután es el hecho de que existen muchas y distintas comunidades viviendo en áreas geográficas remotas. El gobierno de Bután decidió acercarse a todas estas ellas de una forma coordinada y pudo llegar a esas zonas remotas gracias al uso de helicópteros que trasportaban las vacunas, que después los trabajadores de salud distribuían a pie, a veces caminando de aldea en aldea, a través del hielo y la nieve.







El representante de la ONU en Bután Gerald Daly (derecha), su colega, Will Parks (centro), y su cónyuge en la sala de observación después de recibir la vacuna COVID-19 en Thimphu.
¿Parece que hay un equipo nacional de voluntarios que también han jugado un papel clave?

Los voluntarios son también un elemento muy importante en el éxito de Bután, ya que ayudan al Ministerio de Salud, por ejemplo, dando apoyo logístico en los programas de vacunación. Asisten con la gestión de las instalaciones de cuarentena y también con la distribución de alimentos y suministros vitales durante los cierres. De hecho, ayudan de manera muy eficaz a aplicar las medidas de cuarentena.

Se trata de un programa que comenzó hace aproximadamente tres o cuatro años. Luego, con la aparición de la COVID-19, la gente se dio cuenta de que se necesitaba poder apoyar al Ministerio de Salud, y a otros ministerios, por lo que fortalecieron y reforzaron el esquema de voluntariado.

Los voluntarios reciben capacitación, pero es muy limitada. La acción se centra en su voluntad de trabajar juntos en apoyo del Gobierno y Su Majestad. También reciben un pequeño estipendio, por lo que algunos desempleados se han unido al programa de voluntariado. Como resultado, ahora son muy efectivos, y de hecho, son uno de los factores clave del éxito en la capacidad para responder de manera tan efectiva a COVID-19
¿Cuál es la situación general de COVID-19 en el país? ¿Y cuáles son algunas de las principales medidas de control?

Hasta ahora, Bután solo ha contado con 1200 casos confirmados, una sola muerte, y 1030 recuperaciones. Tampoco ha habido ninguna infección entre los trabajadores de la salud.

Tenemos una larga frontera con varios países, incluidos China e India. En tiempos normales, hay bastante movimiento a través de la frontera. Pero en estos tiempos de cuarentena, en estos tiempos de COVID-19, estamos en una era de restricción de cuarentena muy elevada. Nos estamos asegurando de que haya muy, muy poco tráfico a través de la frontera, y de que cualquier tráfico que vaya y venga a través de la frontera pase por varios niveles de restricciones de cuarentena.

Por eso, nos ocupamos de los desafíos de la infección a través de las fronteras garantizando fronteras increíblemente estrechas. Cualquiera que ingrese al país debe hacer una cuarentena de 21 días.

Debo decir que existe un compromiso real con el distanciamiento social. Las autoridades del país junto con la ONU nos hemos asegurado de que se proporcionen equipos de protección personal en todas partes. Nos aseguramos de que las reuniones se mantengan muy, muy bajas. Y siempre que hay pequeños brotes de transmisión, se bloquean esas áreas específicas.

Cuando se decretan los cierres, en primer lugar, se hacen a nivel subnacional en los llamados Dzongkhags, lo que en algunos otros países se llaman distritos. Dependiendo de la gravedad de esa situación, el cierre puede durar siete, diez o 21 días. Cuando se decreta una cuarentena, por ejemplo, en la ciudad de Thimphu, la gente puede ir a un número limitado de tiendas, aproximadamente tres, dentro de su propia pequeña área de la ciudad. Y solo tendrán la capacidad de acceder a esas tiendas durante aproximadamente una hora al día. Y, obviamente, tendrán que llevar protección completa, todo el mundo llevaría protección total todo el tiempo.




Los auxiliares de salud del hospital de Daga llegan dos horas antes de la apertura de la escuela primaria de Samey en el distrito de Dagana para instalar un centro de vacunación.
¿Qué pasa con el impacto económico?

Si bien Bután ha logrado evitar la crisis sanitaria del COVID-19, el impacto económico ha sido duro, muy duro. Ha aumentado el desempleo y una disminuido las exportaciones. El déficit fiscal se ha elevado poco más del 7% del PIB, y la tasa de desempleo ha alcanzado un 14%.

Este desempleo es un desafío porque Bután, depende significativamente del turismo. Y se espera que la recuperación del sector turístico sea lenta e incluso difícil. Se plantean grandes desafíos para el turismo porque realmente se desconoce cuándo volverá la normalidad.

Bután es un país que figura en la lista de los menos adelantados. Pero el Gobierno Real de Bután, con el apoyo de Su Majestad, ha establecido una red de seguridad especial para los más vulnerables.

También ha puesto en marcha un plan de contingencia económica para fortalecer la propia autosuficiencia del país, especialmente en tres áreas. Esas tres áreas son el turismo, la agricultura y el sector de la construcción.

Al mismo tiempo, se ha renovado el compromiso y apoyo a los más vulnerables, incluso mientras se persiguen las estrategias para ser más autosuficientes. Así que hay este enfoque dual, de cómo cuidar y apoyar a los vulnerables, pero también pensamos cómo podemos ser más autosuficientes. Y desde mi punto de vista, encuentro que estas son estrategias muy deliberadas y sabias.
¿Qué ha hecho la ONU en términos de asistencia?

En general, 31 agencias de la ONU trabajan en Bután, pero tres en particular ayudan con la vacunación, y son la Organización Mundial de la Salud, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

 

Además, la Organización Mundial de la Salud y UNICEF trabajan en apoyo para que el país acceda al mecanismo COVAX*, y también proporcionan equipos de protección personal.

La agencia de la ONU para la salud prioriza también la concienciación sobre la vacunación y la lucha contra la desinformación y las noticias falsas. UNICEF, por su parte, ayuda con equipos de cadena de frío, pero también materiales de capacitación para trabajadores de la salud, el agua y el saneamiento. En cuanto al, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo se ocupa de hacer llegar el software para el registro de vacunas.

Pero, por supuesto, la ONU funciona y va mucho más allá del apoyo al sector de la salud. Por ejemplo, apoyamos la estrategia del Gobierno para aumentar la producción de alimentos en el hogar. También contamos con programas que abordan los desafíos en torno a la violencia de género y la salud mental. Y estamos apoyando la estrategia del Gobierno para buscar formas de ser financieramente sostenibles, por ejemplo, ayudando al Ministerio de Finanzas a implementar un sistema tributario más inteligente.

Así que muchas de estas actividades tratan sobre lo que yo diría, mejor llamarlo, reconstruir mejor tras la pandemia. Cuando pensamos en reconstruir mejor, realmente fortalecemos la autosuficiencia. Y uno de los mejores ejemplos es el apoyo para conseguir autos eléctricos, de modo que se puedan usar los suministros propios de electricidad para alimentar esos vehículos.

Y, por supuesto, para que los autos eléctricos tengan éxito aquí en Bután, necesitamos crear más estaciones donde se pueda acceder fácilmente a la electricidad para los autos eléctricos. Estos son algunos de los compromisos financieros a más largo plazo que debemos asumir, incluso cuando también enfrentamos el desafío del COVID-19.

Supongo que en lo que respecta al apoyo de la ONU, hemos podido aportar 10,5 millones el año pasado, solo para luchar contra el COVID-19.





Un voluntario civil verifica la temperatura de un residente antes de que ingrese a la sala de vacunación en Tseza gewog en Dagana.
¿Cuáles los principales factores que han contribuido al éxito de Bután?

A decir verdad, no me sorprende en absoluto que estemos viendo un buen trabajo. Nos enfrentamos a desafíos similares, pero también reconocemos que Bután es un tipo de país diferente. Esta es la tierra de la "Felicidad Nacional Bruta", muchas personas creen implícita o explícitamente en ella. La Felicidad Nacional Bruta contiene los valores de este país. Esta es una brújula moral y práctica que sigue el país. A menudo significa que se cuidan unos a otros, y cuidan de la población vulnerable. Entonces, cuando se declaran las cuarentenas, existe un fuerte apoyo de la comunidad. Es necesario enfatizar este elemento de fuerte apoyo de la comunidad.

La gente usa su sentido común y reconoce que Su Majestad y el Gobierno de Bután, cuando declaran un cierre, tienen buenas razones para ello, y hay una aceptación muy amplia de que estos son tiempos desafiantes, y la forma en que tenemos de trabajar juntos es en realidad aceptar los cierres a menudo duros.

Y luego todos respaldan la decisión, no solo el Gobierno, sino que también diría la sociedad civil, la comunidad internacional, el núcleo de voluntarios, increíblemente importante, todos se unen detrás del gobierno, por lo que se pueden implementar rápidamente los encierros.

Además, contribuye el liderazgo del Gobierno, la propia Ministra de Salud está graduada en Salud Pública por la Universidad de Yale. Pero no solo eso, también el Primer Ministro y el Ministro de Relaciones Exteriores son médicos. Así que tenemos un liderazgo increíblemente competente, un liderazgo médico, dentro del gabinete. Tenemos el liderazgo de Su Majestad, él constantemente recuerda a la gente que mantenga sus niveles más altos de vigilancia contra la complacencia.

Existe una aceptación real de que debemos estar atentos a la complacencia, y creo que ese es uno de los grandes beneficios de trabajar y vivir en este país, todo el mundo cree en la vigilancia constante contra la complacencia.

Como país, tenemos un número limitado de ventiladores y concentraciones de oxígeno, por lo que, aunque realmente tenemos tasas de transmisión muy, muy bajas, y tenemos una tasa de vacunación contra el COVID-19 alta, la gente se mantiene alerta, hay una voluntad real de seguir estos regímenes estrictos, una voluntad muy fuerte de todos, desde arriba.

Hemos visto lo que está sucediendo en el resto del mundo y sabemos que, si no queremos entrar en ese tipo de situación, debemos mantener esta vigilancia constante contra la complacencia con la pandemia.




Un estudiante de sexto grado de la Escuela Secundaria Inferior Drukgyel en Paro, en Bután, muestra el mensaje en su máscara: Los héroes usan máscara.
¿Cuál es el siguiente paso y cuáles son algunos de los principales desafíos?

En cuanto a los próximos pasos, la segunda ronda de AstraZeneca es inminente en las próximas semanas. Eso probablemente contará con el apoyo de India, pero es probable que el mecanismoCOVAX también entre en juego y apoye al Gobierno de Bután.

El Primer Ministro habló recientemente sobre cómo está en constante vigilancia. No solo se trata solo de los siguientes pasos, tenemos que pensar en cuáles son los pasos después de los pasos, , tenemos que ser capaces de responder a las condiciones cambiantes.

No dar nada por sentado, el Gobierno y Su Majestad no dan nada por sentado. Y para mí, esa es probablemente una de las respuestas más poderosas que este país, Su Majestad y el Gobierno han seguido desde el inicio de esta pandemia, han mantenido la vigilancia constante y también la voluntad de responder a la situación, dependiendo de lo que esté sucediendo. Y creo que la voluntad de usar el sentido común y las medidas de respuesta rápida es un elemento clave, y seguirá siendo un elemento clave en la respuesta de este país al COVID.

¿Hay algo que le gustaría agregar?

Si está particularmente interesado en Bután, le recomendaría "Diálogos de Bután" en Google, que es una plataforma única de la sociedad civil y las Naciones Unidas. Cada mes, entrevistamos a una de las personas más inteligentes de este país. Se trata de una asociación entre las Naciones Unidas y una de las principales ONG de Bután, llamada Loden. Y le brinda una visión increíble del país. Lo hacemos una vez al mes, y después de la entrevista, lo subimos a YouTube y a un Podcast. Para cualquiera que quiera saber cómo se mueve Bután y cómo avanza en este momento, no puedo recomendarle una mejor fuente de información, es un increíble corpus de conocimiento.

**COVAX es parte de un esfuerzo global sin precedentes para suministrar vacunas para al menos el 20% de la población de cada país participante durante 2021, con el fin de proteger a las personas en mayor riesgo de presentar formas graves de COVID-19 y salvar vidas. En América, 36 países recibirán vacunas a través del Mecanismo COVAX, de los cuales 26 lo harán con financiamiento propio y diez lo harán sin costo.

El Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana para la Salud es el mecanismo designado por COVAX para adquirir las vacunas en nombre de los países de la región.

COVAX está codirigido por Gavi, la Alianza para las Vacunas, la Organización Mundial de la Salud y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante las Epidemias (CEPI), y trabaja en asociación con UNICEF, el Fondo Rotatorio de la OPS, así como con el Banco Mundial, organizaciones de la sociedad civil, fabricantes y otros.