Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

El jefe del Ejército francés invita a renunciar a los soldados de la carta de la "guerra civil"




El general Lecointre con el presidente Emmanuel Macron en las celebraciones del Día de la Victoria, el sábado 8 de mayo




El jefe del Ejército francés ha pedido a los firmantes anónimos de una carta, en la que se advierte que "se está gestando una guerra civil" en Francia, que dimitan del ejército.

Se trata de la segunda carta, aparentemente redactada por un militar de cierto rango, que se publica en una revista de extrema derecha, denunciando la "desintegración" de Francia y los peligros del islamismo.

Hace tres semanas, el semanario Valeurs Actuelles publicó una carta similar, de la que eran autores 20 ex generales, en la que se afirmaba que Francia estaba "en peligro", afirmando que "el islamismo y las hordas de los suburbios" estaban transformando el país, que se estaba "desintegrando".




También fue refrendada por un centenar de oficiales de alto rango y más de un millar de militares, según la revista.

La última carta, escrita por quienes se autodenominan "soldados de carrera recientes", algunos de los cuales han "experimentado el fuego enemigo" en Mali, Afganistán o la República Centroafricana, denuncia lo que perciben como una guerra civil "en ciernes".


No se conoce ni el número ni la identidad de estos soldados, que piden la "supervivencia" del país.

En respuesta, el general François Lecointre, jefe del Estado Mayor de la Defensa, escribió una carta a todos los soldados en la que decía "Lo más razonable es, sin duda, abandonar la institución para poder hacer públicas libremente sus ideas y convicciones.
Violación del deber de reserva de los militares

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas francesas continuó diciendo que "la obligación de reserva impuesta a todos los militares ha sido ampliamente transgredida" en las últimas semanas, y acusó a los firmantes de "arrastrar al ejército a debates políticos en los que no tiene ni legitimidad ni vocación de intervenir".

"Cada soldado es libre de pensar lo que quiera, pero le corresponde distinguir sin ambigüedades su responsabilidad como ciudadano y su responsabilidad como soldado", insistió, reafirmando que es la "neutralidad" del ejército la que le permite implicarse "sin reservas y sin segundas intenciones".

Las dos cartas han provocado una pequeña tormenta política.

Aunque los militares franceses pueden desempeñar cargos públicos, no se les permite formar parte de grupos o asociaciones políticas. Incluso retirados, se espera que sean neutrales y su libertad de expresión está restringida.

La política de extrema derecha Marine Le Pen expresó su apoyo a los generales, mientras que la ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly, dijo que el primer editorial era un "insulto lanzado a la cara de miles de soldados".