Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

FCS llamo al presidente a ser cauto, paciente y a crear las condiciones antes de una reforma fiscal




Santo Domingo, RD.- El presidente del Frente Cívico y Social, Isaías Ramos llamó hoy al presidente Luis Abinader, a ser cauto y paciente, y, a primero pensar en crear las condiciones propicias para luego hablar y proponer una reforma fiscal.

El Dr. Ramos aseguró que esta crisis fiscal se veía venir desde hace mucho tiempo, debido a los desaciertos, robos y saqueos, que, a su juicio, fue sometido el país por gobiernos que actuaron con desenfreno y sin principios en las últimas dos décadas y media.

“Se hace necesario garantizar los servicios básicos a los más débiles de la sociedad antes de hablar de una reforma fiscal que todavía puede esperar un tiempo y crear esas condiciones para que haya paz en nuestra sociedad y que podamos continuar en este clima de estabilidad que precariamente sostienen los dominicanos”, apuntó.

Isaías Ramos aseguró que este tema es de suma preocupación ya que en medio de la crisis económica y financiera que vive el país, los gobiernos del mundo no han podido inventar una fórmula para implementar una reforma fiscal, en la que el pueblo no salga perjudicado.




“El mejor ejemplo lo tenemos con Colombia. Debemos mirarnos en el espejo del país suramericano, que hoy está sumergido en una crisis social luego de que su presidente quisiera imponer una reforma fiscal. El mundo aún vive los efectos de la pandemia y República Dominicana no es la excepción; el presidente Luis Abinader debe poner el oído en el corazón del pueblo”, sostuvo.

El presidente del FCS, sugiere al presidente Abinader tomar medidas antes de proponer una reforma fiscal, entre las cuales mencionó; aprobar la ley de extinción de dominio, para comenzar a recuperar los bienes robados y saqueados por corruptos; la eliminación de exoneraciones y subsidios a las grandes empresas; dejar de continuar creando instituciones que duplican las funciones con concepto de un Estado grande, malo, caro e inoperante; y, crear las bases para un Estado fuerte, pequeño pero asequible.


Por último, Ramos enfatizó en que las recaudaciones deben ir más orientadas hacia lo que menos tienen, además de fomentar la educación, y crear conciencia en consonancia para que cada ciudadano se anime a no evadir impuestos.