Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Manejable, agradable en mano y algo alargado




El Motorola Moto G 5G Plus equipara la longitud del nombre a la largura de la superficie de pantalla: el ratio 21:9 del teléfono facilita el agarre al ser estrecho, pero consigue que llegar a la parte superior del panel sea casi imposible si no se utilizan ambas manos. Los materiales colaboran en el agarre: el Moto G 5G Plus hace uso del policarbonato para el cuerpo del teléfono y también para la cara trasera. El tacto es agradable y no se resbala, el acabado de color está muy bien conseguido y no da la sensación de ser un teléfono económico. Tampoco caro.

Ya hemos dicho que es largo y que cuesta llegar arriba con una mano (también es algo grueso). Pues bien: Motorola ha colocado los botones físicos demasiado arriba, tanto el de encendido/lector de huellas como los de volumen. El dedo pulgar no cae sobre el lector, por lo que hay que tantear el teléfono hasta encontrarlo. Y lo mismo ocurre con el botón físico exclusivo de Google Assistant: queda en el costado izquierdo y demasiado arriba para pulsarlo cómodamente. Por contra, Motorola ha incluido un detalle muy positivo: jack de auriculares en el borde inferior, justo al lado del USB C.
Dada la longitud de la pantalla, y que los botones físicos están situados muy arriba, resultan algo incómodos de pulsar, sobre todo usando el móvil con una mano

En términos de pantalla, y más allá del ratio 21:9, el Motorola Moto G 5G Plus ofrece un panel de gran calidad que peca de brillo en exteriores, un inconveniente que se ve acusado en verano (hacer fotos bajo el sol es muy complicado). La pantalla se ve suficientemente nítida, se echa de menos algo de contraste, no se ve saturada por defecto (algo fría), los ángulos de vision son buenos y no entraña dificultad en la respuesta táctil. Motorola incluye tres modos de color (natural, mejorados y saturados) y ofrece tasa de refresco de hasta 90 Hz. La experiencia jugando o reproduciendo contenido multimedia es muy positiva (en interiores).

El sonido se mantiene en el equilibrio de la pantalla ofreciendo una experiencia auditiva muy positiva, sobre todo con cable. El Motorola Moto G 5G Plus incluye jack de 3,5 mm y distintas mejoras de audio que refuerzan la escucha de todo tipo de contenido multimedia, desde música a los juegos. El audio tiene fuerza, se notan los graves y ve reforzado los bajos sin que los agudos sufran estridencias.


En general se escucha muy bien para la gama a la que se dirige, también con auriculares Bluetooth. Incluso con su altavoz externo: el sonido es fuerte, no distorsiona en exceso (ligeramente a alto volumen) y, como pega, tiene el inconveniente de situarse en una zona algo molesta para escuchar el móvil mientras se usa (en la parte inferior del teléfono). Y Motorola no se olvida de un extra importante: el Moto G 5G Plus posee radio FM.

Rendimiento a la altura y buena batería

A estas alturas no tenemos mucho más que descubrir del Snapdragon 765: es un procesador de gran potencia, con altas capacidades para ejecutar juegos en 3D y, como todos sabemos, también brinda a los teléfonos que lo montan de conectividad 5G. Es un SoC de altas prestaciones que le sienta muy bien el Motorola Moto G 5G Plus: no lo hemos notado lento en ningún instante, la fluidez está a la altura de un gama alta y no se calentó de manera notoria. Ni siquiera jugando a títulos como Fortnite.

Ya hemos visto que el rendimiento es notable, y no es 'culpa' sólo del procesador, tampoco del buen equilibrio que ejerce con el resto del hardware (6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento en nuestro caso): Motorola ha optimizado el software para que no lastre el funcionamiento general. Esto se nota por lo fluido que va todo el teléfono, tanto saltando entre aplicaciones como realizando su ejecución: el Moto G 5G Plus se mueve a las mil maravillas.

Pese a que pueda parecer casi limpio, el software del teléfono va mucho más allá del Android 'puro', para lo bueno y también para lo malo. Motorola incluye una notable cantidad de gestos, ajustes y opciones a nivel de capa, todo para facilitar el uso del teléfono. Abrir la cámara con el gesto de muñeca, doble toque para activar la pantalla, mantener encendido el panel si se mira el teléfono, captura de pantalla con tres dedos y un montón más de acciones que vienen activas por defecto. Conviene desconectar las que no se utilicen ya que consumen batería. Todo sin que Motorola se exceda con las aplicaciones: el Moto G 5G Plus parte suficientemente limpio de 'bloatware'.

Sobre el papel el teléfono parte aventajado: 5.000 mAh de capacidad y carga rápida de 20 W. En la práctica no ha sido todo tan bonito: los primeros días apreciamos un gasto notorio de batería en segundo plano. Desactivar las acciones y gestos que no se usan contuvo el consumo, también reducir el refresco de pantalla a 60 Hz. Por tanto, el día se logra sin problemas, pero más allá puede resultar más difícil. En términos generales, y con un uso medio del Moto G 5G Plus (WiFi la mayor parte del tiempo, algún juego y consulta de redes sociales), la batería aguanta un día y medio raspado. Abusando del móvil la cifra puede reducirse, siempre sin que peligre la jornada. Y con las 6/7 horas de pantalla más o menos aseguradas (depende mucho de los juegos).

En la carga el Motorola Moto G 5G Plus acusa la capacidad de la batería, también la reducida potencia de su carga rápida (20 W): son necesarias casi dos horas en el enchufe. En concreto, estos son los tiempos de recarga desde que el móvil se apaga por falta de batería hasta llegar al 100 %:
5 minutos de carga: 6 % de batería.
10 minutos de carga: 12 % de batería.
20 minutos de carga: 25 % de batería.
30 minutos de carga: 36 % de batería.
50 minutos de carga: 58 % de batería.
Total: 1 hora y 48 minutos.