Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

La FAO insta al G20 a invertir en un planeta saludable para obtener alimentos saludables




Una agricultora de la República Democrática del Congo beneficiada con los programas de capacitación y distribución de herramientas y semillas de la FAO.


El responsable de la agencia alimentaria de la ONU pide a las naciones más ricas del mundo que aumenten su inversión en una entorno sostenible para alimentar a la creciente población mundial.


El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recordó este jueves a los ministros de Medio Ambiente de los países del G20 el enorme desafío mundial de producir cada vez más alimentos y, al mismo tiempo, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Hoy, la humanidad enfrenta una triple crisis de pérdida de biodiversidad, cambio climático y COVID-19”, dijo Qu Dongyu, y añadió que “hace falta un medio ambiente sano para tener una alimentación sana”.

Escasez de agua

El titular de la FAO subrayó la necesidad de abordar la escasez de agua, que afecta a más de mil millones de personas, aumentando la eficiencia y la gestión sostenible de los recursos naturales.

Casi mil millones de hectáreas de tierras de cultivo y pastizales que dependen de la lluvia sufren sequías recurrentes graves.


En este renglón, Qu argumentó que los problemas relacionados con el agua podrían abordarse con innovación digital, mejor supervisión e inversión.

Asimismo, abogó por la promoción de enfoques favorables a la biodiversidad, incluidas las inversiones en iniciativas y programas para detener la pérdida de diversidad biológica.

“Los niveles actuales de inversión son insuficientes”, afirmó el director general de la FAO.
Revertir la deforestación

Qu enfatizó que revertir la deforestación “ayudará a mitigar el cambio climático” y evitará que los brotes de enfermedades pasen de los animales a los humanos.

Asimismo, señaló que los beneficios económicos de detener la pérdida de biodiversidad y la degradación de la tierra podrían ascender a 1,4 billones de dólares anuales.

Agregó que el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas, lanzado recientemente bajo auspicios de la FAO y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), representa una “excelente oportunidad para movilizar los esfuerzos colectivos”.

Para esa década, las agencias de la ONU han llamado a implementar medidas inmediatas que reviertan la alarmante pérdida de biodiversidad mediante programas de mitigación en los sectores alimentario y agrícola.

Qu explicó que el trabajo de la FAO se guía por la necesidad de hacer que los sistemas agroalimentarios sean más eficientes, resilientes, inclusivos y sostenibles, con el objetivo de mejorar la producción, la nutrición, el medio ambiente y la vida sin dejar a nadie atrás.