Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Haití: la tormenta tropical Grace amenaza el país en medio de los trabajos de rescate y recuperación del terremoto




El responsable del Programa Mundial de Alimentos en Haití, Pierre Honnorat, habla con los empleados del hospital Sainte Antoine en la localidad haitiana de Jeremie tras el terremoto registrado el sábado 14 de agosto de 2021 para evaluar las necesidades más inmediatas.

La tormenta tropical que está llegando a Haití puede provocar inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra poniendo aún más difícil la entrega de ayuda humanitaria. Distintas agencias de la ONU están llevando a cabo, allí donde han conseguido acceso, evaluaciones de la situación para empezar la entrega de asistencia en cuanto sea posible.

Mientras Haití lucha por recuperarse del devastador terremoto de 7,2 grados que sacudió el país el fin de semana, causando la muerte de unas 1300 personas, la ONU advierte de que es probable que muchas personas se vean afectadas por la depresión tropical Grace, una tormenta que se espera que traiga lluvias torrenciales, inundaciones y corrimientos de tierra entre el lunes y el martes.

El lunes, Organización Internacional para las Migraciones (OIM) declaró que su trabajo en este momento está centrando en la búsqueda de edificios seguros y refugio para los miles de desplazados por el terremoto, después de que más de 13.600 viviendas quedaran destruidas o gravemente dañadas.



La situación es difícil. La seguridad alimentaria en estos departamentos ya era terrible.

Además de los muertos y heridos, los primeros informes indican que se han derrumbado más de 700 edificios, incluidos hospitales y escuelas, que se han destruido más de 3700 viviendas y que se han producido importantes daños en las carreteras.

"Estas cifras aumentarán a medida que avance la recopilación de datos", dijo Federica Cecchet, jefa adjunta de la Misión de esa agencia de la ONU en Haití. "Una de las prioridades en las próximas semanas será la gestión adecuada de los refugios de emergencia y el apoyo humanitario a los miles de desplazados".

Tres días después del terremoto, los equipos humanitarios aún no han llegado a muchas zonas, especialmente en el departamento de Nippes, ya que el acceso se encuentra obstaculizado por la destrucción y los daños en carreteras y puentes.
Situación catastrófica

“La situación en Haití es catastrófica. Es una crisis sobre otra crisis. Este terremoto sigue siendo doloroso para todos los haitianos, afecta especialmente a los tres departamentos del Sur, con ciudades como Les Cayes especialmente afectadas. Evidentemente, todavía tenemos que hacer muchas evaluaciones para ir a ver qué pasa, sobre todo en las zonas remotas. Siguen llegando muchos heridos”, aseguró Pierre Honnorat, responsable del Programa Mundial de Alimentos en el país caribeño.

Honnorat comentó que la emergencia es claramente médica en primer lugar, pero hay un problema de acceso a los lugares afectados por el temblor, y acceso significa logística. El Programa Mundial de Alimentos está haciendo todo lo necesario, y tiene listo enviar un barco hoy mismo desde Puerto Príncipe para llevar a ayuda humanitaria con medicamentos y otros artículos de primera necesidad.

“Es importante saber que la gente tiene miedo de las infraestructuras de los hospitales por el terremoto, por lo que duermen fuera y las camas de hospital están fuera bajo lonas, por lo que también hay una gran necesidad de a ayudar a estos hospitales”, agregó.

Además del esfuerzo de apoyo logístico, el PMA tiene como prioridad ayudar a todas aquellas personas que necesiten una asistencia alimentaria para esos días en el hospital, ya sea para los heridos, las familias o el personal sanitario que también está trabajando día y noche.

Honnorat indicó que el segundo reto es estar atentos a lo que ocurre con las depresiones tropicales. “Estamos en plena temporada de huracanes, de ahí la importancia de estar preparados. Lluvias que por desgracia son de esperar, pero cruzamos los dedos para que no sean muy fuertes”.

Y añadió: “Así que esta es la situación. Es difícil. La seguridad alimentaria en estos departamentos ya era terrible. El Programa Mundial de Alimentos ya había planificado la asistencia alimentaria en varias de estas comunas. Las pondremos en práctica, por supuesto, pero hoy es un poco más complicado, ya que los accesos y las carreteras también están cortados. El gobierno está trabajando para reabrirlas rápidamente. Y ya podemos ver que se está organizando la ayuda. El acceso es complicado desde el punto de vista de la seguridad y desde el punto de vista logístico”.

Según el jefe responsable de la agencia de la ONU aseguró que “por desgracia las cifras son muy, muy graves” y comentó que la población civil, los voluntarios y la Cruz Roja Haitiana prestan mucha ayuda espontánea a las poblaciones de los alrededores.
Necesidades humanitarias agudas

"Los centros de salud, las escuelas, los puentes y otras instalaciones e infraestructuras esenciales de las que dependen los niños y las familias también se han visto afectados, en algunos casos de forma irreparable", declaró por su parte el domingo Henrietta Fore, directora de la agencia de la ONU para la infancia, UNICEF.

"Las necesidades humanitarias en las zonas afectadas son agudas, ya que los servicios esenciales se han interrumpido. Muchas personas necesitan urgentemente atención sanitaria y agua potable. Los desplazados necesitan refugio. Los niños que han sido separados de sus familias en medio del caos necesitan protección".

Según la oficina de coordinación de la ayuda de la ONU, la OCHA, los hospitales locales ya están desbordados de heridos, especialmente en Les Cayes y Jérémie; la Cruz Roja y los hospitales de las zonas no afectadas están prestando ayuda.