Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

Hay mucho en juego con la reanudación de The Rivalry



Ha pasado mucho tiempo desde que los Medias Rojas y los Yankees jugaron una serie de septiembre como esta en la que ambos equipos tenían tanta piel en el juego. Quizás demasiado.

Los Medias Rojas, que continúan siendo una de las grandes sorpresas en el béisbol esta temporada, entran en la categoría de tres jugadores en Fenway Park como líderes en la carrera de comodines de la Liga Americana, dos juegos por delante de los Yankees. ¿Los Yankees? Simplemente se abrieron paso más allá de los Azulejos para entrar en el segundo puesto de comodín de la Liga Americana al barrer a Texas. Es poco probable que tanto los Medias Rojas como los Yankees se pierdan la postemporada. Pero ambos todavía podían. Y es probable que alguno de ellos lo haga.

Así que habrá la sensación y el filo del béisbol por nocaut de septiembre por primera vez en mucho tiempo, cuando Gerrit Cole se enfrente a Nathan Eovaldi. El as de los Yankees contra el tipo que era el as de los Medias Rojas hasta que Chris Sale regresó. Al final de este, los Medias Rojas estarán tres arriba en el Comodín de la Liga Americana con una semana para jugar. O los Yankees volverán a estar dentro de un juego.

Los juegos entre estos dos equipos siempre parecen importar, por supuesto. Nadie olvidará nunca cuándo lo que se conoce como The Rivalry fue tan bueno, acalorado y memorable como siempre lo ha sido, y probablemente lo será. Se jugaron 38 partidos de temporada regular entre los Medias Rojas y los Yankees en esas temporadas (2003 y 2004; Boston ganó 20 y Nueva York 18), y esos fueron solo los aperitivos.


Porque luego se enfrentaron dos veces en los eventos más dramáticos entre ellos desde que el jonrón de Bucky Dent ganó un desempate de un juego entre ellos en Fenway Park el 2 de octubre de 1978, el año en que los Yankees vinieron de 14 juegos y medio atrás. para finalmente atrapar a los Sox la última semana de la temporada regular.

Luego vino 2003 y un Juego 7 ganado por los Yankees en la parte baja del 11 ° del Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en el antiguo Yankee Stadium, donde el actual gerente de los Yankees, Aaron Boone, conectó un jonrón de salida para dejar a Tim Wakefield. . Al año siguiente, los Medias Rojas no regresaron. Escribieron el mejor regreso en la historia del béisbol y tal vez en la historia del deporte, viniendo de tres juegos a ninguno atrás, y finalmente ganando los Juegos 6 y 7 en el antiguo Estadio, en camino a ganar su primera Serie Mundial desde 1918, cuando todavía tenían este chico Babe Ruth.

En la memoria, parecía que todos los juegos de nueve entradas en esos años intentaron pasar de las cuatro horas. Hubo un incidente que terminó con Pedro Martínez tirando al suelo al entrenador de los Yankees, Don Zimmer. Hubo otro en Fenway, donde Jason Varitek pegó el guante de su receptor en la cara de Alex Rodríguez a otra pelea entre los dos equipos. Y esa es solo la lista corta.

“Llegué a odiar esos juegos”, bromeó Joe Torre una vez.

Fue así en 2003 y 2004. Pero nadie habla mucho de la carrera en el Este de la Americana entre los dos equipos que sucedió en 2005, cuando terminaron empatados 95-67 luego de una serie de tres juegos en Fenway, y los Yankees ganaron la división porque habían ganado la temporada. serie de los Sox.

Vale la pena recordar esa temporada ahora porque también produjo una serie de fin de semana en septiembre entre ellos, en el estadio en ese momento, que se siente como la que tendremos este fin de semana en Fenway. Esa vez, los Yankees todavía estaban tratando de atrapar a los Medias Rojas a mediados de septiembre, y los Indios se habían calentado lo suficiente como para parecer que iban a noquear a los Medias Rojas oa los Yankees del Comodín de la Liga Americana.

Los Medias Rojas y los Yankees habían dividido los dos primeros juegos de la serie. El partido de goma del domingo fue entre Randy Johnson y Wakefield. Llegó el día después del cumpleaños número 42 de Johnson, y aunque su carrera en los Yankees no fue lo que nadie esperaba, la temporada siguiente ganó 17 juegos con una efectividad de 5.00, no solo produjo su mejor actuación como Yankee, pero uno de los partidos de 1-0 más intensos que se hayan visto en las series Red Sox-Yankees.