Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

“Mi papá no es un hombre malo, yo no se qué le pasó”, dice hija matador




Las hijas del victimario le piden a su padre que se entregue a las autoridades. Elieser Tapia


YAMASÁ, MONTE PLATA.-“Que se entregue porque sea como sea él es nuestro padre y nosotros sabemos que no era un mal padre.

Por esa razón no se le puede guardar odio, no le guardo ningún rencor, él sabe que yo era muy débil con él, por eso le pido que se entregue, que yo quisiera verlo por lo menos en la cárcel a no volver a verlo nunca”.

Estas son las conmovedoras palabras de Diojani de los Santos, sobre su padre Yojansel, el hombre que el pasado miércoles la dejó sin madre a ella y sus otros cinco hermanos, tras asesinar a su ex esposa y a otra pareja de esposos.

En Lambedera y en San Antonio, dos comunidades cercanas del municipio Yamasá, en la provincia Monte Plata, los vecinos han quedado sorprendidos con la tragedia, la que describen como algo que nunca habían visto en el entorno, donde como en cada pueblo impera un ambiente de familiaridad por la cercanía de los habitantes.

Yojansel de los Santos le quitó la vida a su expareja y madre de sus hijos, Magalys de la Cruz, de 42 años, a Juana Marte, de 57 años y a Anastacio (Pedro) de la Cruz, de 62 años.

Estos últimos conformaban una pareja de muchos años, la cual procreó siete hijos (todos adultos).

Desde hace un tiempo Yojansel venía celando a su pareja Magalys con Anastacio, o Pedro, como lo conoce la mayoría, por lo que hace tres años, de acuerdo a testimonios de vecinos, tuvieron una pelea en la que el victimario dejó herido al otro hombre, pero este no realizó ninguna acción judicial ni de venganza, y hasta ahí había quedado todo.

Magalys se había separado de Yojansel desde septiembre pasado, pero mantenían una relación armoniosa, cuenta Yohanely, una hija de ambos.

Hace unos 15 días la mujer decide irse a la casa de una hija porque se sentía incómoda donde estaba viviendo, alrededor de un kilómetro de distancia, y cuando cambia de residencia su expareja iba a la casa y compartían con los hijos de manera les parecía normal.

Se llevaban bien

“Ellos se llevaban bien, él hasta comía en mi casa de la comida que ella hacía. A mí me decía que ella (su mamá) estaba con ese hombre y yo le decía que no, ellos se estaban llevando bien, hablaban bien, se iba y volvía.

Pero yo pensando, y no puedo saber lo que le pasó, porque mi papá no era malo, él no era un asesino, lo único que lo dañó fueron los celos. Mi papá era un hombre trabajador, preocupado por los hijos y su familia, pero se dejó llevar por los celos”, afirmó la hija.

Vio matar a su mamá

Sin embargo, le tocó vivir el amargo momento de ver a su padre quitarle la vida a su madre. Narró a EL DÍA que cuando se iba a trabajar vio a su papá salir muy rápido, por lo que decidió devolverse para saber lo que estaba pasando.

“Y cuando vi que iba rápido ya estaba encima de mi mamá, la agarró por la espalda y le dio la primera puñalada”, expresó.

La joven expresó que su madre le decía que su papá no era un mal hombre, pero que había que orar por él porque no se estaba comportando bien.

Pedro y Juana
Pedro y Juana murieron cuando estaban sentados debajo de una mata frente a su casa, donde acostumbraban salir huyendo del calor de su vivienda.

“Ellos estaban sentados y de repente llegó ese hombre con un puñal en la mano; a ella la apuñaló una sola vez cuando intentó proteger a su esposo, pero a él le dio varias puñaladas”, contó un vecino.

Luego de cometer el hecho, prendió un motor en el que andaba y se fue. Algunos dicen que para la loma, pero todavía no se ha dado con su paradero y es perseguido por la Policía.

Solo tres agredidos

— Una versión falsa

Las hijas de Yojansel de los Santos, el victimario, negaron la versión de que una de sus hermanas había sido herida de gravedad por su padre.

Dijeron que en ningún momento su padre atentó contra alguien más que no fuera su madre y las otras dos víctimas.