Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo

 Imparcial RD

La inflación y precios combustibles, los dos retos del Gobierno para 2022



El repunte de la economía dominicana durante el pasado año ha sido muy resaltado por los organismos internacionales.


Santo Domingo, RD.- La inflación y los precios de los combustibles son los dos principales retos en materia económica que enfrenta República Dominicana para 2022, pues pese a su buen desempeño en 2021 con un crecimiento que superará el 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), registró inflación de alrededor de un 8 por ciento y con petróleo a 75 dólares el barril.

En ambos renglones, el país es un espectador sin mucha capacidad de maniobra, pues es un importador neto de combustibles y sus principales socios comerciales confrontan problemas inflacionarios que no tienen a la vista contener en los próximos meses.

La inflación interanual de Estados Unidos a noviembre llegó a 6.8 por ciento en 2021, la más alta en 39 años, impulsada en gran medida por la depreciación del dólar en los mercados internacionales fruto de la expansión del gasto masivo en los programas de asistencia social del Gobierno de Estados Unidos.

Los atascos en las cadenas de suministro y la crisis energética son algunas de las causas que hicieron subir el precio de bienes. El precio de los alimentos, la gasolina, la vivienda y los autos usados empujaron con fuerza el costo en el denominado Coloso del Norte.

Pero la noticia más sombría para la administración del presidente Joe Biden es que la Reserva Federal del país (equivalnete al Banco Central), manifestó que el fenómeno inflacionario no es transitorio.

República Dominicana no está excenta de los mismos retos. El Banco Central estima que la inflación para el 2022 será de más o menos 4 por ciento, sin embago, muchos economistas estiman que aunque se mantendrá en un solo digíto será superior al 6 por ciento.

Sin embargo, cuando se desgregan los elementos para fijar el porcentaje global de la inflación, los bienes de mayor consumo de la población pudieran verse más impactados por los altos costos de los fletes maríticos, el aumento de los precios de los combustibles y la electricidad y las materias primas en sentido general.

Para el 2022 el Gobierno, que se abstuvo de una reforma fiscal para obtener mayores recursos y hacer frente a sus planes y compromisos, ha optado por aplicar lo contenido en el Pacto Eléctrico y empezar un desmonte gradual del subsidio a la electricidad y reducir las pérdidas que ha ido absorbiendo para mantener los precios de los combustibles por debajo de lo que manda el mercado.

La zona Euro
La presión inflacionaria externa va más allá de Estados Unidos, el principal socio comercial de República Dominicana.

Los mismos factores han afectado a los países de la Unión Europa, que en noviembre cerró con una inflación anualizada (noviembre 2021-noviembre 2022) de 4.9 por ciento, la más alta desde la creación de ese bloque de países.

Las tasas de intereses
La inflación obliga a los bancos centrales a tomar medidas monetarias tendentes a restringir la masa circulante y encarecer el dinero. Es decir, escasear el dinero para que aumente su cotización frente a los bienes y servicios y que así las cifras de la inflación se mantengan contenidas.

El Banco Central de la República Dominicana en dos meses ha aumentado en 150 puntos básicos su tasa de interés de política monetaria. Inicialmente estaba a un 3 por ciento, en noviembre lo subió a 0.5 por ciento y ahora le subió a 4.5 por ciento anual.

La tasa de política monetaria es la que sirve de referencia para las tasas de intereses que colocan los bancos comerciales para los préstamos que colocan al público.

Con esas medidas suben las tasas de intereses, lo que hace menos atractivo para el consumidor tomar préstamos, mientras que para la banca lo hace más atractivo mantener parte de su capital dentro del Banco Central.

En un comunicado de la entidad, se revela que el BC está implementando un plan para la normalización de su política monetaria en virtud de que muchas de sus medidas buscaban poner dinero a bajo costo en manos de las personas para impulsar la dinamización de la economía.

Entre las medidas que se adoptaron estaban la utilización del dinero de las reservas de los bancos para prestarlo al público a tasas fijas por debajo a las tasas del mercado, así como conceder créditos a tasas subsidiadas para sectores específicos de la economía.

“En ese sentido, desde agosto de 2021 están retornando de forma ordenada los recursos otorgados durante la pandemia, en la medida en que las empresas y hogares amortizan los préstamos concedidos a través de las distintas facilidades de liquidez”, indica el Banco Central en su informe.

Otros datos

—1— Previsiones
Economistas llaman al Gobierno a prestar atención a la inflación.
—2— Precios
El expresidente Leonel Fernández dice estar preocupado por alzas en precios productos.
—3— En remesas
El Banco Central ha informado que las remesas de los dominicanos superaron los 10 mil millones de dólares.

Recuperación económica, mayor demanda
Loremas La inflación en cierta medida está relacionada con la recuperación de la economía, pues luego de restricciones en el gasto y la inversión de las familias y las empresas, se ha producido una expansión en la demanda de bienes y servicios.

El Banco Central afirma que la economía creció más y más rápido de lo esperado, influenciada por el buen desempeño de sectores con un alto encadenamiento productivo como construcción, manufactura local, zonas francas, comercio, así como por la recuperación del sector hoteles, bares y restaurantes.

“Estas perspectivas positivas para la economía dominicana están apoyadas en la recuperación significativa de la demanda interna, los importantes avances en el plan nacional de vacunación y la mejoría gradual del turismo, estimándose la llegada de unos 5 millones de visitantes no residentes en todo 2021”.

Por tanto, el reto que tienen las autoridades monetarias por delante es mantener el crecimiento de la economía y adoptar medidas que le permitan contener el efecto local de la inflación global.