Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo


 

La 'Starliner' de Boeing consigue acoplarse de forma autónoma en la Estación Espacial Internacional




La cápsula Starliner de Boeing se acopló con éxito a la Estación Espacial Internacional. Lo consiguió tras una serie de maniobras que realizó de forma autónoma aunque si supervisadas por los miembros que estaban a bordo de la estación.

Aunque no iba tripulaba si que llevaba 366 kilos de suministros. En su interior viajaba también un robot con forma humana llamado Rosie.

Sus 15 sensores estarán conectados a los asientos y se encargarán de recopilar datos de lo que sientan los futuros astronautas durante el vuelo. Se trata de una misión crucial para probar las capacidades de extremo a extremo de la Starliner ya que tras cinco días la nave tendrá que regresar a la tierra.

Si todo sucede según lo previsto conseguiría la certificación de la NASA para transportar astronautas hacia y desde la estación al igual que la empresa SpaceX.

La cápsula Starliner de Boeing, de unos 5 metros de altura y con capacidad para una tripulación de hasta siete personas, partió el jueves rumbo al laboratorio orbital tras ser lanzada en la cúspide de un cohete Atlas V desde la estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral, en Florida.

La cápsula se mantendrá cinco días en el laboratorio orbital para luego emprender un viaje de regreso que concluirá en el desierto de Nuevo México, donde aterrizará con 600 libras (270 kgs) de carga, incluidos tres tanques reutilizables del sistema de recarga de oxígeno y nitrógeno que proporcionan aire respirable a los miembros de la tripulación de la estación.

Previo a esta misión, Boeing ejecutó en 2019 una primera tentativa con la Starliner, que tras su despegue logró ser puesta en órbita pero fracasó su cometido final de llegar a la estación espacial.



Tras esa fallida misión, Boeing y la NASA acordaron trabajar en la OFT-2, que iba a despegar en agosto de 2021, pero debió ser aplazada a raíz del descubrimiento de un problema en las válvulas en el sistema de propulsión de la nave.

"A través de la adversidad, nuestros equipos han seguido innovando en beneficio de nuestra nación y de toda la humanidad", resaltó ayer tras el lanzamiento el administrador de la NASA, Bill Nelson, quien se mostró entusiasmado de que eventualmente esta nave se sume a "habilitar misiones con astronautas a bordo".

Sujeto a la certificación, Boeing tiene un contrato de más de 4.200 millones de dólares para realizar otras seis misiones a la EEI, con la primera misión tripulada (CFT) prevista para fines de año, en una fecha aún por determinar