Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo


 

Se avecinan cambios en el entorno cripto



By: Rocío Díaz

Ojalá, República Dominicana


Tras varios meses en baja, las criptomonedas vuelven a estar sobre el tapete.

Esta vez, la noticia no es que bitcoin ha sufrido una baja histórica o que siguen quebrando negocios surgidos en base a esta y otras criptomonedas.

Para variar, el protagonista es Ethereum, la segunda blockchain más grande en existencia, y su moneda ether, la cual se considera igualmente la más popular después de bitcoin.

¿Qué está pasando con Ethereum y ether? Desde el punto de vista medioambiental, es una gran noticia, pues la forma en que opera esta blockchain se ha modificado de una manera tal que, según estima Ethereum, reducirá su consumo energético en 99 por ciento.

Siendo el caso que la minería de criptomonedas contribuye grandemente al calentamiento global por vía de un uso grosero de electricidad, estimándose un uso anual global que supera al de la mayoría de los países, lo que ha hecho Ethereum es magnífico.

El tema es un poco complejo, pero aquí trataremos de explicarlo de manera sencilla. La minería tradicional de criptomonedas requiere de la resolución de complejos problemas matemáticos para mantener la integridad de la cadena de transacciones o blockchain.

Resolver esas complejas operaciones matemáticas implica el uso de potentes computadoras que, a su vez, requieren de grandes cantidades de energía para funcionar. Esto explica el uso intensivo de energía asociado a las criptomonedas.

Esta forma de operar se conoce como “proof of work” o “prueba de trabajo”. Desde 2014, los de Ethereum habían ideado una forma de consumir menos energía cambiando de “proof of work” a “proof of stake”, donde los mineros son sustituidos por vigilantes que aprueban o declinan las transacciones.


“Proof of stake” podría traducirse al español como “prueba de participación”, y tal como sugiere esto, se implica una participación monetaria por parte de esos vigilantes. Básicamente son validadores que ponen su dinero como garantía de que se mantendrá la integridad de la cadena de transacciones. Esto, obviamente, implica algún retorno, tal como ocurre con cualquier inversión o proyecto donde se tenga una participación.

Eliminados los mineros individuales, resuelto el tema del uso excesivo de energía. Sin embargo, existe la posibilidad de que, bajo este concepto, iniciativas como Ethereum y su moneda ether puedan ser tratadas como valores, implicando un tema de regulación que el mero concepto de “criptomoneda” rechaza por esencia.

¿Qué pasará? Ya el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de los Estados Unidos señaló esta posibilidad y, coincidencia o no, ether se la ha pasado en baja desde el fin de semana.