Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo


 

Papá supera el miedo a volar, Valdez abruma a los Filis



HOUSTON -- El sábado, sentado en un asiento del pasillo en lo alto de la sección 122 del Minute Maid Park, José Antonio Valdez Ramírez fijó su atención en el montículo del lanzador, donde su hijo estaba lanzando uno de los mejores juegos de su vida. Valdez Ramírez había visto a Framber Valdez lanzar en televisión muchas veces, pero verlo trabajar en la Serie Mundial, la primera vez que lo vio lanzar un juego de Grandes Ligas en persona, fue el momento de mayor orgullo de su vida.

“Estoy muy agradecido”, dijo el padre del zurdo de los Astros. “Estoy muy feliz, feliz, feliz de lo que ha podido lograr y orgulloso de él por todo lo que ha hecho y por estar aquí en la Serie Mundial”.


Valdez Ramírez superó su miedo a volar, viajando desde su natal República Dominicana a Houston, porque no podía perderse este momento. Y qué noche fue para Framber Valdez, quien limitó a los Filis a una carrera y ponchó a nueve bateadores en 6 1/3 entradas para llevar a los Astros a una victoria de 5-2 en el Juego 2 cuando Houston igualó la Serie Mundial en un juego. una pieza.

“Se siente realmente bien estar aquí en la Serie Mundial teniendo este tipo de salida”, dijo Framber Valdez.

Valdez salió del montículo ante un gran rugido de una multitud de 42,926 con entradas agotadas con un out en la séptima entrada, tocándose la gorra mientras miraba en la dirección general de donde estaban sentados sus padres en las gradas. Valdez empató al miembro del Salón de la Fama Pedro Martínez con la mayor cantidad de victorias en postemporada (seis) por un lanzador dominicano.


“Había mucha gente allí, así que realmente no los vi”, dijo Valdez. “Estaba saludando a la multitud a ciegas. Ojalá lo hayan visto. Pero se sintió bien saber que ambos estaban allí para poder ver este juego”.

La madre de Valdez, Santa Delfina Pinales de Valdez, lo ha visto lanzar en persona varias veces, pero su padre dijo que se le puso la piel de gallina cuando miró alrededor de las gradas y vio a los fanáticos de los Astros con la camiseta número 59 de su hijo. Un All-Star este año, Valdez se ha convertido en uno de los mejores zurdos del béisbol.

“Me siento muy orgulloso de tener a mi padre aquí, hasta el punto de que al principio no quería venir porque tenía miedo de volar”, dijo Valdez. “Mi mamá, eso es otra cosa. Es su segundo año aquí. A ella no le importa volar. Pero, sí, tener a mi papá aquí me da un poco de fuerza extra, y especialmente él está acostumbrado a verme lanzar en la televisión, a tipos como [José] Altuve, [Alex] Bregman, [Jeremy] Peña en la televisión. Ahora puede verlos en persona. Significa mucho."


Valdez, confiando principalmente en su cortador y bola curva, permitió solo tres sencillos en seis entradas, llevando una blanqueada hasta la séptima. Comenzó la entrada con 94 lanzamientos y permitió un doblete inicial a Nick Castellanos. El mánager de los Astros, Dusty Baker, sacó a Valdez del juego después de un roletazo de Alec Bohm (Castellanos finalmente anotó) ante una fuerte ovación.

“Hizo lo que ha estado haciendo todo el año: atacar la zona de strike y salir de problemas, manteniendo su concentración, manteniendo su confianza”, dijo el receptor de los Astros, Martín Maldonado. “No esperábamos menos de él”.

La salida fue la más larga en el Clásico de Otoño para cualquier lanzador desde que Zack Greinke de Houston lanzó 6 1/3 entradas en el Juego 7 de la Serie Mundial 2019, un juego que los fanáticos de los Astros preferirían olvidar. Esta vez, la salida de Valdez marcó una noche memorable en la que los Astros anotaron tres carreras en la primera entrada y tomaron una ventaja de 5-0 con un jonrón de Bregman en la quinta.

Valdez, quien cambió su guante, tacos y cinturón en un momento del juego porque buscaba una ventaja, ponchó al menos a un bateador en cada una de las primeras seis entradas y consiguió dobles jugadas para borrar a los corredores después de permitir sencillos en la entradas quinta y sexta. Tuvo 15 swings y fallos, incluidos nueve en la curva.


“La pelota rompiente fue un empate esta noche”, dijo el primera base de los Filis, Rhys Hoskins. “Lo giró muy bien. Lo tiró en los lugares correctos. Sólo un buen lanzamiento para él. Parecía que se apoyaba en él”.