Periódico Dominicano Libre de Prejuicios; Porque somos Imparcial siendo Objetivo


 

La comunidad LGBT llora a las víctimas del tiroteo en un club gay de Colorado Springs



Tyler Johnston, a la derecha, consuela a su amigo Joshua Thurman en un monumento improvisado cerca del Club Q, el domingo 20 de noviembre de 2022, en Colorado Springs, EEUU

Un homenaje improvisado de flores, banderas y velas está creciendo poco a poco fuera del club nocturno gay Club Q en Colorado Springs. Es el lugar donde un hombre armado abrió fuego a última hora del sábado, matando a cinco personas y dejando 25 heridos.

La comunidad LGBTQ+ está profundamente conmocionada por el ataque. Los supervivientes han descrito lo sucedido.

"Oí otra ronda de disparos y luego vi el fuego, el destello de la boca del arma. Y corrí al camerino.... cerramos las puertas con llave, apagamos las luces y nos tiramos al suelo", relató Joshua Thurman.

El presidente estadounidense Joe Biden ha vuelto a pedir un mayor control de las armas y ha advertido: "No podemos tolerar el odio. ".

El tirador ha sido identificado como Anderson Lee Aldrich, de 22 años. Entró en el club y empezó a disparar pero fue abatido por dos clientes. Está detenido y recibiendo tratamiento por sus heridas.

La policía aún está determinando el motivo del ataque, que se ha producido cuando la retórica antigay se ha intensificado por parte de los extremistas.

El presidente estadounidense Joe Biden ha vuelto a pedir un mayor control de las armas y ha advertido: "No podemos tolerar el odio. ".

El tirador ha sido identificado como Anderson Lee Aldrich, de 22 años. Entró en el club y empezó a disparar pero fue abatido por dos clientes. Está detenido y recibiendo tratamiento por sus heridas.

La policía aún está determinando el motivo del ataque, que se ha producido cuando la retórica antigay se ha intensificado por parte de los extremistas.
El sospechoso eludió la ley de armas de bandera roja

Un año y medio antes de ser detenido, Anderson Lee Aldrich supuestamente amenazó a su madre con una bomba casera, lo que obligó a los vecinos de las casas circundantes a evacuar mientras los escuadrones antibombas y los negociadores de crisis lo convencían para que se rindiera.

Sin embargo, a pesar de ese susto, no hay constancia de que los fiscales hayan presentado cargos de secuestro y amenaza contra Aldrich, ni de que la policía o los familiares hayan intentado aplicar la ley de "bandera roja" de Colorado, que habría permitido a las autoridades confiscar las armas y la munición que la madre del hombre dice que llevaba consigo.


Los defensores del control de armas dicen que la amenaza de Aldrich de junio de 2021 es un ejemplo de una ley de bandera roja ignorada, con consecuencias potencialmente mortales.